03 de septiembre de 2017
03.09.2017

Froome se pone la coraza

El británico tardó en responder al ataque de sus rivales pero supo reaccionar después - Majka ganó la etapa - Hoy, Sierra Nevada

03.09.2017 | 04:55
Majka, en meta. // Javier Lizón

El polaco Rafal Majka (Bora-Hansgrohe) fue el superviviente más fuerte de la escapada del día y se estrenó en la Vuelta con una victoria en solitario en la decimocuarta etapa, entre Écija y La Pandera, de 175 kilómetros, en la que el británico Chris Froome (Sky) mantuvo el jersey de líder.

Majka, de 27 años y dos veces ganador del maillot de la montaña en el Tour de Francia (2014 y 2016), triunfó en la primera llegada en alto de categoría especial merced a un ataque a 10 kilómetros de meta que acabó con la resistencia de sus rivales de fuga e hizo inútil el intento de atraparlo del colombiano Miguel Ángel 'Superman' López, quien desplegó sus alas en el último tramo. Le faltaron 27 segundos para atrapar a Majka, mientras que Vincenzo Nibali se imponía en el esprint de favoritos para ser tercero delante de Froome y rebañar 4 segundos de bonificación. A la vez entraron el holandés Wilco Kelderman (Sunweb), que arrebató el tercer puesto de la general al colombiano Esteban Chaves (Orica), hundido a la hora del desenlace.

Lo volvió a intentar Alberto Contador, quien agarró la rueda de Nibali cuando el Tiburón atacó, pero el madrileño esta vez jugó mal sus cartas, como admitió en meta, no pudo entrar con los grandes y se dejó 6 segundos. No obstante saltó al octavo puesto de la general, a 3.13 de Froome.

El mejor español clasificado, David de la Cruz, pasó a la séptima plaza a 3.11 tras perder 48 segundos en la cima de La Pandera.

No hizo estragos la primera cima de categoría especial de la Vuelta, pero algo removió la general. Froome dio señales de debilidad con los ataques de Nibali y Contador, pero solo aparentes, pues como explicó el español "no hay que pensar que se queda atrás, él va mirando el potenciómetro y es su forma de correr, no es que vaya mal".

Froome retuvo la camiseta roja con 55 segundos de ventaja sobre Nibali, ya el rival directo del cuádruple ganador del Tour. Más distanciados Kelderman, paso a paso asomando por el podio, a 2.17. A partir del tercer puesto y en un pañuelo de 54 segundos, Zakarin, Chaves, Aru, De la Cruz y Contador. Diferencias mínimas ante la jornada reina de la Vuelta en Sierra Nevada, donde las diferencias pueden ser notables.

El anuncio de guerra sin cuartel se quedó en ligeras batallas guardadas para el último ascenso.Un ataque de Chaves seleccionó un grupo con Nibali, Contador y López. No estaba Froome, en principio. Pero el portador de la camiseta roja jamás se ceba con los ataques rivales. Se fija en su potenciómetro y regula, sin mostrar nerviosismo. "Mañana (por hoy) tenemos una etapa clave y selectiva, sobre todo por la altitud. Preferí guardar fuerzas", dijo, como quien oye llover.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine