fútbol - Segunda División B

Mal panorama para los clubes gallegos

La propuesta de la comisión sitúa a Coruxo, Celta B, Rápido, Pontevedra, Racing, Fabril y Cerceda junto a los siete conjuntos madrileños, cuatro castellanos y dos manchegos

12.07.2017 | 01:20

Mal panorama para los siete equipos gallegos que la próxima temporada militarán en la Segunda División B del fútbol español. Coruxo, Rápido de Bouzas, Celta B, Pontevedra, Fabril, Cerceda y Racing de Ferrol van a acabar encuadrados con los siete equipos madrileños, cuatro de Castilla León y dos de Castilla La Mancha. Dificultades deportivas y también geográficas esperan a los representantes gallegos en este grupo en un año que se presenta un poco más complicado de lo que sería deseable.

La Comisión de Segunda División B de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) propuso este ayer a los clubes reunidos en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas la composición de los cuatro grupos correspondientes a la categoría de bronce para la temporada 2017/2018 y que será aprobada el día 20 de julio por parte de la Asamblea federativa ya que este organismo suele dar validez a la propuesta que le llega desde la comisión de Segunda División B.

La principal novedad de este año es que se dividen los equipos de Castilla y León en función de la ubicación geográfica, además de trasladar a los equipos madrileños al Grupo I, explicó la RFEF en su propuesta, la cual también asignó presencia a los clubes que acaban de descender de la Liga 1,2,3. De este modo, hay cuatro equipos castellanoleoneses que van al grupo primero y dos (Burgos y Mirandés) que caen en el grupo tercero. Alguna otra vez la Federación Española ha recurrido a la división de los equipos de una misma comunidad aunque por regla general tratan de evitarlo como es lógico. De hecho, fueron los mismos Mirandés y Burgos los que más interés pusieron en que se les segregara del resto de Castilla-León ya que sabían que eso supondría evitar a los madrileños y acabar jugando con vascos, navarros, riojanos y asturianos, lo que les facilita de forma exagerada el asunto de los desplazamientos.

Los siete conjuntos gallegos compartirán grupo con cuatro castellanos (Ponferradina, Segoviana, Guijuelo y Valladolid B), dos de Castilla La Mancha (Toledo y Talavera) y siete que proceden de la Federación Madrileña (Real Madrid B, Atlético de Madrid B, San Sebastián de los Reyes, Unión Adarve, Majadahonda, Fuenlabrada y Navalcarnero). Este grupo está lleno de peligros para los intereses de los gallegos. La dificultad que entraña compartir grupo con los equipos madrileños (la mayoría de ellos son clubes filiales de los grandes o que manejan algunos de los presupuestos más altos de la categoría) se une al problema de los desplazamientos que son mucho más largos de lo que por ejemplo estaban acostumbrados en las últimas temporadas cuando coincidían con los clubes asturianos, castellanos y cántabros y los viajes resultaban algo más cortos.

Los siete equipos gallegos ya han asumido que su viaje por la próxima temporada de Segunda División B va a resultar más complicado de lo que esperaban. Una vez más, escapar de los equipos madrileños era el principal objetivo de casi todos los equipos que militan en la categoría aunque ya se sabe que en esa lotería solo entran una serie de autonomías. Y no ha podido ser.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine