11 de mayo de 2017
11.05.2017
atletismo

Al César, lo que es del César

Tras catorce años de batalla, la Federación Española por fin reconoce en su libro de récords el registro de Gustavo Dacal de 78,88 metros en jabalina logrado en 2003

11.05.2017 | 04:55

Más de 14 años ha tardado Gustavo Dacal en ver publicado su récord de España de jabalina (78,88 metros) en el libro de récords de la RFEA. Tras una batalla que llegó a la justicia ordinaria y en la que el Supremo le dio la razón en 2009, un formulismo hizo que su marca no se incluyera en el libro de récords hasta esta semana. "Se cierra un capítulo, pero tarde. Si hay que esperar tanto para conseguir que las cosas se hagan bien?", dice el que fuera su entrenador Javier Viñas.

Un mero formulismo ha puesto fin a una reivindicación de más d e14 años. Por fin el récord de España de jabalina de Gustavo Dacal aparece publicado en el libro oficial de récords de la Real Federación Española de Atletismo. Tras una sentencia del Supremo en 2009 por fin el jabalinista de Ponte Caldelas, ahora afincado en México donde ejerce tareas de entrenador, figura como el recordman español de la modalidad, con un lanzamiento de 78,88 metros logrado el 5 de abril de 2003 y que todavía hoy nadie ha sido capaz de superar.

"Lo que sucedió fue un despropósito. El tiempo y la justicia le dieron la razón, pero hasta ahora, en la Federación Española mantuvieron oculto, por así decirlo, su récord", indica el que fuera su entrenador Javier Viñas.

Una casualidad quiso que Viñas se enterara que un mero formulismo podía poner fin a esta situación tan rocambolesca. "Cayó en mis manos un libro de récords nacionales en el que se indicaba que su marca no estaba publicada porque Gustavo Dacal no había hecho un trámite. Es absurdo, haces la denuncia, haces la reclamación, te dan la razón y luego al final tienes que solicitar que lo publiquen", dice molesto.

Así que el entrenador esperó a que Raúl Chapado tomase posesión como presidente de la RFEA, en sustitución de José María Odriozola, para comentarle la situación "sin hacer ruido y sin llegar a reclamar nada, simplemente hablándolo". "Entendieron que era de justicia reconocerle dicho récord y por fin lo han publicado. Lo tenían que haber hecho hace catorce años".

Tras una sentencia del Supremo del 2009 después de que Gustavo Dacal acudiese a la Justicia ordinaria para que le fuera reconocido su récord, la marca era "oficialmente válida". Se da la paradoja de que la Federación Gallega lo tenía publicado como récord gallego y la Española no, según apunta Viñas.

"Gustavo cobró lo que le correspondía en aquel momento por haber batido el récord de España. Económicamente se le premió, pero se le privó de la publicidad que le correspondía. Aparte del daño moral, las oportunidades que perdió por ir invitado a meetings o incluso conseguir sponsors, en el sentido de que no es lo mismo ser un récord nacional que ser un campeón de España, fue enorme, aunque él tiene un currículum en jabalina de lo mejorcito", añade.

El récord de España de Gustavo Dacal sigue vigente hoy en día. "He visto lanzadores que me hicieron pensar que el récord de Gustavo Dacal tenía los días contados, y no ha sido así porque requiere un talento físico muy importante, pero también una cabeza bien amueblada para ello", explica Viñas.

"Me alegré un montón de que por fin se haya publicado pero no le perdono a los que han provocado esta situación porque han privado a un joven de haber sido incluso olímpico y le han truncado la carrera y la ilusión", se lamenta.

Viñas recuerda que hace 14 años "la primera noticia que tuvimos de que el récord era cuestionable fue por la prensa". "Nos enteramos de que estaba pendiente de homologar porque no había competido con la camiseta del club. Se arregló el tema, pero a continuación vimos otra nota de prensa que indicaba que el récord seguía sin ser oficial porque había dudas razonables sobre la homologación de la jabalina", rememora. Ahí se inició un auténtico calvario para el jabalinista, que tuvo que acudir incluso a la Justicia para defender su marca. "La Federación le dejó la única opción de acudir a la justicia ordinaria y fue lo que hizo. Y le dieron la razón. Se aportaron pruebas y el Supremo falló a su favor".

Por fin Gustavo Dacal puede cerrar este capítulo de su carrera deportiva, en la que ha conseguido once títulos nacionales. "Lo supimos ayer (por el martes) y lo comentamos por whathssap y tenemos pendiente la celebración", dice Viñas, que explica que Dacal está muy ilusionado en México con su tarea de entrenador. "Se marchó para México porque aquí no tenía ninguna alternativa laboral. Tuvo una oferta muy buena para trabajar en lo que le gusta y allí tiene un grupo de trabajo muy bueno".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine