01 de mayo de 2017
01.05.2017
baloncesto en silla de ruedas - Challenge cup

César Iglesias: "Esta plantilla es muy buena en lo humano y en lo deportivo"

Destaca el papel de Zavala, el "abuelo", "para dar tranquilidad a los demás con su saber estar"

01.05.2017 | 04:26
Jugadores, técnicos, colaboradores y dirigentes celebran la victoria. // Marta G. Brea

Plantilla y cuerpo técnico conversan sobre sus sensaciones antes de la final. Los veteranos de la casa confiesan sus traumas. Tienen fresca la frustración de las ocasiones perdidas antaño, en circunstancias similares. "Es entendible. Yo no había vivido las otras finales. Pero los jugadores que sí hablaban antes de empezar de ese miedo a que se repitiese otra vez la historia", revela el entrenador, César Iglesias.

-La historia la escribís vosotros, no está escrita. Entonces, escribidla hoy y no dejéis que el miedo os atenace, sed vosotros mismos-, les arenga el preparador vigués.

Ese discurso queda latiendo en la cabeza de los jugadores. No tiene un efecto inmediato. El miedo se impone en los primeros quince minutos de juego. También las cualidades del Rhine River Rhinos Wiesbaden, que además había demostrado en las anteriores citas ser muy rápido en la activación, aunque con problemas de fuelle para mantener la intensidad de su juego. Iglesias contribuyó a la reacción local desde la pizarra. "Hicimos un par de ajustes en la defensa, sobre todo sobre McLachtan, que nos estaba matando con el tiro exterior", explica, aunque dirige la atención hacia el protagonismo de ciertos jugadores: "Luego apareció el que llamamos 'el abuelo', el Chava Zabala, para darnos la tranquilidad que necesitábamos con sus puntos, con su saber estar. Y después todos se fueron sumando, como Lorenzo y Agustín, que habían estado un poco perdidos al principio".

Los cuatro anotadores habituales se reparten casi toda la puntuación: Jama (8), Envó (20), Zavala (23) y Alejos (15). Berni Costas logró la única canasta que se escapa de este consorcio. Sin embargo, los otros cuatro jugadores que actuaron, Manu Lorenzo, Julio Vilas, Shelley Cronau y el propio Costas desempeñaron una función esencial. "Habíamos hablado de que todos éramos importantes", indica César Iglesias. "En este deporte todo varía al cambiar de un quinteto a otro, la velocidad, el cinco para cinco? Estábamos teniendo muchos problemas para encontrar posiciones de tiro. Gracias a la salida de Berni, tanto en defensa como con su silla adelante, logramos que el equipo se desatascase un poco", comenta sobre el capitán.

Al entrenador le entusiasma la respuesta de la afición. Y espera que el equipo haya seducido a alguno de los que ayer decidieron presenciar un partido de baloncesto en silla de ruedas. "Con que venga el 30 por ciento de los que han estado hoy aquí, llenaríamos el pabellón de Bouzas y sería maravilloso. Ojalá que hayan disfrutado de este bonito deporte", expresa.

"Yo sé que es una plantilla que lleva un año maravilloso. Son muy buenos en lo humano y lo deportivo", comenta César Iglesias, a quien el título no le colma la ambición, sino que la impulsa. Agustín Alejos se le aproxima y ambos se abrazan en la felicitación mutua.

- No acabamos aquí, vamos a por más-, le espeta el técnico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine