Fútbol - Segunda División B

El Celta B sufre más de la cuenta

Los vigueses ganan al Guijuelo y cierran la mejor primera vuelta de su historia

18.12.2016 | 07:58
El Celta B sufre más de la cuenta

Hay momento en las competiciones, en lo que lo importante es sumar los puntos de tres en tres, dejando para otro momento el fútbol de salón. El equipo entrenado por Alejandro Menéndez se impuso con esfuerzo al Guijuelo y cerró la mejor primera vuelta de su historia (39 puntos)..

Los primeros minutos de juego, dejaron en evidencia los problemas de los salmantinos, que eran incapaces de cerrar la defensa, permitiendo que los vigueses les ganaran la espalda con suma facilidad. El que más o el que menos pensaba que el partido sería coser y cantar, pero no contaban con que los célticos también querían ser generosos con un cuadro salmantino con problemas en la clasificación.

Las pérdidas en el centro del campo fueron una lacra para el Celta B. Por fortuna para los vigueses, los salmantinos carecieron de pegada y no fueron capaces de aprovechar ninguna de las ocasiones, puesto que de otra forma la situación podría haber sido diferente.

Fueron numerosas, las ocasiones que tuvo el Celta B para romper la igualdad inicial, como la que tuvo Borja Iglesias cuando una vez más le ganó la espalda a la defensa del Guijuelo, y se quedó solo ante Kike, estrellando el balón en su cuerpo. Pero no fue hasta el minuto treinta y seis, cuando Hicham enganchó una balón que Kevín le sirvió desde la banda derecha para adelantarse en el marcador. No cabe duda de que era un gol merecido, ya que fue el Celta B quien trató de jugar al fútbol, y quien dispuso de más y mejores ocasiones para adelantarse en el marcador. Sin embargo seguía preocupando esas pérdidas de balón en medio campo, que le daba alas a los salmantinos para soñar con lograr algo positivo.

Lo más difícil estaba hecho, y no era más que romper el empate inicial, y tal y como se estaba desarrollando el encuentro, no parecía que se pudieran dar muchos más cambios.

En la segunda parte, y como se esperaba, el Guijuelo salió más ambicioso. El Celta trató de esperarlos en el centro del campo, y conseguía que todas las ofensivas finalizaran en la frontal del área, sin que Iván Villar tuviera demasiado trabajo. Además, a los ocho minutos llegaba el segundo tanto del Celta B, en una jugada en la que Brais Méndez, muy activo en la banda durante todo el partido, se hizo con un rechace y tras driblar a un defensa cruzó el balón haciendo inútil la estirada de Kike.

El Celta B estaba haciendo un buen partido, y el 2-0 parecía un resultado justo, sobre todo porque ya no se perdían tanto balones como en los primeros minutos del encuentro. Sin embargo todo fue un sueño, pues quince minutos después del tanto de Brais, una nueva pérdida en la frontal le permitió a Piojo recuperar el balón y tras driblar a Iván dejarle el balón a Pino, que solamente tuvo que empujarlo al fondo de la red.

Quedaba poco menos de media hora, y aunque el Guijuelo no ofrecía muestras de mejorar en cuanto a llegada y profundidad, sí había cierto nerviosismo cada vez que se perdía el balón y lo recuperaban los salmantinos. Sergio Martín, ayer entrenador tras la sanción de Menéndez, reforzó el centro del campo con jugadores con un talante más defensivo de los que habían comenzado el encuentro. A pesar de la excesiva prolongación, el Celta B fue capaz de aguantar y llevarse la victoria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine