10 de diciembre de 2016
10.12.2016
Fútbol - Segunda División B

El Coruxo quiere darse una alegría en su despedida del año en O Vao

- Los vigueses disputan el último partido del año en su campo - La duda en la portería se despejará en el último momento

10.12.2016 | 17:43
Iago, del Coruxo, conduce el balón, ayer en Coia. // R.R.

El Coruxo afronta esta tarde, 16.30 horas, el último partido del año en el campo de O Vao. Un partido con unas connotaciones especiales, pues los vigueses quieren borrar cuanto antes el partido del domingo pasado en Ferrol, en donde encajaron una abultada derrota ante el Racing.

El equipo de Rafa Sáez recibe a un Burgos que la semana pasada salía de los puestos de descenso directo tras derrotar al Somozas en El Plantío. Además, esta semana se clasificaban para octavos de la Copa Federación tras eliminar a la Arandina.

El Campo Federativo de Coia acogió en la mañana de ayer la última sesión de entrenamiento del equipo vigués, en donde se ejercitaron por espacio de dos horas. La sesión finalizó con un partidillo a medio campo, en donde no participaron los guardametas Alberto y Gerardo que están entre algodones, con lo que el protagonismo fue para Álex y para el preparador de porteros, Javier Falagán, quien por cierto, demostró que todavía sigue en forma.

La portería centra los quebraderos de cabeza de Rafa Sáez. El pasado fin de semana reaparecía Gerardo Rubio, pero acabó lesionado en A Malata y es seria duda para el choque de esta tarde. Mientras tanto, Alberto Domínguez parece recuperado del esguince que sufrió hace quince días frente al Pontevedra, y se une a la terna. Sáez decidió convocar a los dos guardametas y en el propio campo de O Vao hará un descarte.

La única ausencia es la de Mateo Míguez, que está en la recta final de su recuperación. El cuerpo técnico está contento con la marcha de Mateo y están convencidos de que el jugador reaparecerá pasadas las fiestas navideñas.

Pero no todo van a ser noticias negativas, ya que Rafa Sáez recupera a los dos jugadores sancionados el pasado fin de semana Josu y Pibe, que vuelve a la convocatoria.

Concluido el entrenamiento, Rafa Sáez indicaba que "lo primero que tenemos que hacer es enderezar el camino. En primera instancia es el Burgos el rival para poder conseguirlo, y a partir de ahí reconocer que es un equipo de los importantes de la categoría. A principio de temporada sus planteamientos eran de posiciones cabeceras en la clasificación y por el mal arranque de liga se han visto en una situación complicada, pero un equipo muy a considerar por su potencial. Además, con el cambio de entrenador han tenido una mejora muy importante y es un equipo que ha conseguido salir de los últimos cuatro puestos. Es un equipo peligroso para nosotros. Hemos trabajado durante la semana para poner a los jugadores en el posible escenario del partido".

En lo que se refiere al conjunto burgales, el técnico blanquinegro, Manix Mandiola, contará con las bajas por lesión de los defensas Sergio Esteban, Dani Gómez, Pérez y Uxío Marcos y del centrocampista Carlos Ramos. De esta forma, el equipo burgalesista tiene los justos para componer la línea defensiva aunque viajará como gran novedad el defensa juvenil que ya debutó el martes en la Copa Federación, Álvaro Campos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine