25 de noviembre de 2016

El Celta ya no es dueño de su futuro

El equipo de Berizzo empata con el Standard y se jugará el pase en Atenas pendiente de lo que suceda en el duelo de los belgas con el Ajax
- Aspas adelantó a los vigueses en los primeros minutos y Laifis igualó a nueve del final - A los célticos les faltó personalidad y juego

25.11.2016 | 07:19
Los jugadores del Celta, abatidos tras recibir el gol del empate. // Ricardo Grobas

Europa se complica para el Celta. El día que los aficionados tenían marcado en el calendario para festejar la clasificación matemática para los dieciseisavos de final de la Europa League acabó en un sonoro tortazo que deja el futuro de los vigueses en la competición en manos de otros. Se esfumó la ilusión de ir a Atenas dentro de quince días a hacerse fotos al Partenón. Los de Berizzo necesitan ahora ganar en el campo del Panathinaikos y que el Standard tropiece en su estadio con el Ajax (seguro campeón de grupo). O bien, ganar por un gol más de diferencia que los belgas en esa última jornada. Todo el plan del Celta saltó por los aires a falta de diez minutos cuando Laifis equilibró con un certero cabezazo la ventaja que los vigueses tenían desde que Iago Aspas abriese el marcador tras una genialidad en los primeros minutos de partido. La igualada hizo justicia al laborioso e insistente Standard y castigó a un Celta alejado de su mejor versión, escaso de personalidad, de ambición y por momentos un tanto atenazado por la responsabilidad.

En un día interesante para medir el gen competitivo del Celta, los de Berizzo dieron señales inquietantes. Poco tuvo que ver con la alineación porque después de los devaneos en este torneo, el técnico argentino lanzó al campo a sus hipotéticos titulares (incluido Rubén que volvió a dejar a Sergio en el banquillo). Aparcó la rotación con la intención de liquidar el pase y ahorrarse cualquier esfuerzo extra en Atenas, pero el equipo no le respondió. Jugó apocado, desconectado y algo empequeñecido por la importancia del duelo. Extraño en un equipo como el Celta. De poco le sirvió que Iago Aspas templase los ánimos nada más arrancar. Los diez primeros minutos fueron tal vez lo mejor que hizo en toda la noche. Arrancó como se esperaba, como hace en los grandes días, asfixiando al contrario y empujando el partido hacia el área rival. Guidetti estampó el balón en el palo en el minuto 5 tras una gran maniobra y dos minutos después Iago Aspas confirmó su estado de gracia. El moañés recogió un balón cerca del vértice del área grande, sentó al central con un caño y colocó el balón fuera del alcance del meta belga. Otro golazo para la recopilación de grandes éxitos de la temporada.

Aunque resulte paradójico, el 1-0 dejó al Celta en tierra de nadie, indeciso, un tanto desnortado. Su naturaleza le empuja a seguir buscando al rival en su campo, pero ayer pareció pesarle en exceso la responsabilidad y el instinto de proteger esa renta. El Standard, en cambio, lo tuvo más claro. No tenía otro remedio que lanzarse hacia la portería viguesa y acabaron por imponer su necesidad. El medio del campo vigués se hizo invisible y Marcelo Díaz, que había comenzado imponiendo su jerarquía, se fue apagando junto a sus escuderos. Eso definitivamente desenchufó al Celta que se desconectó de sus delanteros y agigantó la distancia entre líneas. El Standard, un equipo muy poderoso en lo físico, ganó todos los duelos individuales y el Celta se enjauló en torno a Rubén. El meta de Mos salvó un par de situaciones peligrosas y Sá remató al palo en una buena oportunidad. Belfodil -un toro lleno de calidad- se convirtió en un martirio para los vigueses mientras Trevel manejaba el partido con criterio y empujaba a sus compañeros hacia el área viguesa.

El Celta pareció regresar a la vida en el arranque del segundo tiempo. Bastó con subir un poco la línea de presión y, entre otras cosas, tapar a Trevel. Se hicieron más presentes Wass y el Tucu Hernández para acelerar la circulación. Fue como si de golpe a los de Berizzo se le desatascasen las arterias. La vida regresaba a su juego. El balón llegaba en condiciones a Pione -que no dejó de atreverse en disparos lejanos- y a Aspas. El peligro rondaba el área de un Standard que acabó por dar el paso decisivo mediado el segundo tiempo. El 1-0 le dejaba fuera del torneo y Jankovic ordenó la carga definitiva con el riesgo de que una contra matase el partido. Le faltó serenidad al Celta para encontrarla. Siempre acelerado e impreciso a la hora de dar el pase definitivo o el movimiento correcto. El partido se aceleró y el Celta volvió a sentirse intimidado por la exhuberancia física de su rival y por el miedo a perder el tesoro que guardaba desde el minuto seis. Berizzo metió piernas frescas con Radoja, que ayudó y mucho, pero el partido ya estaba inclinado de nuevo hacia al área de Rubén, obligado en un par de remates lejanos de los belgas. El Celta era un manojo de nervios, las piernas temblaban en cada centro lateral (una de las grandes carencias de este equipo) y en una de esas acciones llegó el drama. Otra sucesión de desgracias. Se lesionó Jonny y lejos de detener el partido para el cambio, jugar con el cronómetro, el Celta defendió dos balones parados antes de que Sergi entrase en el campo. Y el Standard agradeció el regalo. Laifis irrumpió en el área sin marca y colocó un cabezazo lejos del alcance de Rubén Blanco. Empate que hacía justicia con los belgas y castigaba las dudas y la falta de personalidad mostrada por el Celta durante casi toda la noche. A partir de ahí los de Berizzo buscaron un imposible. El coraje les llevó a tener una oportunidad en un disparo lejano de Pione que rechazó Hubert. Un último intento antes de que Aspas echase con su expulsión un borrón a su partido. Él no estará en Atenas el día que el Celta se jugará el billete para los dieciseisavos de final de la Europa League.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

El guía europeo del Celta
El guía europeo del Celta

El guía europeo del Celta

John Guidetti ha vuelto a demostrar que puede ser una muy válida alternativa a un delantero tan...

Eduardo Berizzo: ´Jugamos con la seriedad de una final´

Eduardo Berizzo: ´Jugamos con la seriedad de una final´

El técnico se muestra satisfecho con el comportamiento de su equipo y destaca su comportamiento...

John Guidetti: ´Podemos ganar a cualquiera´

John Guidetti: ´Podemos ganar a cualquiera´

Hugo Mallo destaca que la victoria es especialmente importante para los canteranos

El Celta conoce el lunes a su oponente

El Celta conoce el lunes a su oponente

Fernabahce, Shakhtar, Zenit, Roma, Fiorentina o Tottenham, entre los posibles rivales

La Champions cambiará de hora los partidos de las 20.45

A partir de 2018 habrá dos turnos de encuentros, uno a las 7 de la tarde y otro a las 9 de la noche

El EuroCelta ya está en casa

El EuroCelta ya está en casa

La expedición celeste llegó pasadas las 18:00 horas al aeropuerto de Peinador donde fue recibido...


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine