20 de noviembre de 2016

Accidente en el laboratorio

La apuesta de Berizzo propicia la derrota del Celta en Eibar - Los celestes, que reclamaron penaltis a Pione y Bongonda, se quejan del árbitro - Sergio, expulsado en el banquillo y Mallo, tras el pitido final

20.11.2016 | 07:48
Acción del encuentro entre el Eibar y el Celta. // LOF

Derrota del Celta, justa pese a la polémica de ciertas decisiones arbitrales. El equipo no acaba de compaginar bien sus obligaciones domésticas y europeas. Anda como a trompicones, ahorrando en un torneo cuando siente que debe esforzarse en el otro, quizás por aquel pecado original ante el Leganés. Tocó primero reponerse del mal inicio liguero; ahora, sobrevivir al juicio final ante el Standard de Lieja. El partido del jueves determinará si el sacrificio ha valido la pena. Berizzo no regaló la victoria al Eibar, pero sí la propició. El desquiciamiento final hipoteca además la planificación de la semana.

El entrenador argentino, escultor del Celta extraordinario de esta época, su canon perfecto, ejerció ayer en cambio de Doctor Frankenstein. Calibró ausencias, cansancios y esa cita continental a vida o muerte. Ipurua fue la última razón en su diseño. Con las partes restantes cosió una criatura que se rebeló contra su creador. Cuando Berizzo recompuso la monstruosidad que había surgido de su laboratorio, el Eibar ya se había instalado con comodidad en la cancha y el marcador. Lo que restaba fue un ejercicio estéril y desmadejado. El equipo ni siquiera supo limitar daños. El Tucu Hernández vio la quinta amarilla del ciclo por querer calmarse la furia a patadas; Sergio Álvarez fue expulsado estando en el banquillo; Hugo Mallo, amarilla por protestar y acto seguido roja directa por decirle "eres un sinvergüenza" al árbitro cuando el partido había concluido, lo que el Celta niega. La cita contra el Standard también le reclama impuestos a la visita del Granada a Balaídos.

En Hugo Mallo se tasa con precisión la desorientación general. Pareció comenzar de mediocentro, una reconversión que tienta a Berizzo desde hace tiempo. El atrevimiento define al técnico. Contesta de forma afirmativa a preguntas que la mayoría de sus colegas ni siquiera se atreven a plantearse. Prefiere arrepentirse de sus acciones que de sus renuncias. De esos sueños ha nacido un Celta pese al limitado alimento de su presupuesto. Pero al moverse en la frontera de la genialidad, también con deslices gruesos como el de ayer. Fue tal el naufragio de esa apuesta inicial, castigado con el gol de Fran Rico, que Mallo enseguida se movió al carril, con Roncaglia, Sergi Gómez y Fontás en línea de tres. Bogonda y Señé empezaron a intercambiarse en las bandas. Modificaciones que prueban la flexibilidad de Berizzo, pero que igualmente retratan el deficiente planteamiento. Es la suya una religión que exige una devoción fervorosa de sus prosélitos. "Gracias a los futbolistas por creer en una idea", suele mencionar el entrenador cuando se le elogia el estilo. En el sistema concreto de ayer faltó convicción. Los jugadores no tuvieron fe en este sermón de Berizzo.

El 5-2-3, o 3-4-3 según dónde se quiera pintar a Mallo y Planas, tapó algunas vías de agua, pero no recompuso lo suficiente a la escuadra viguesa, poco acostumbrada a una medular tan delgada. Wass y Radoja recibían siempre de espaldas. Los balones cañoneados por los centrales eran fácilmente digeridos por la defensa del Eibar. El primer disparo a puerta de los celestes no llegó hasta el minuto 20, obra de un intrascendente Señé. Rossi, condenado a ganarse el pan en los días de experimentación, no descifró ningún pase. Bongonda tuvo la mejor ocasión, al filo del descanso, en la única combinación de mérito. La última decisión le agobia y Riesgo le ganó el mano a mano.

Pero incluso el 1-0 se antojaba una buena noticia. Sergi Gómez, providencial en el corte, y Rubén Blanco habían evitado un mayor estropicio. El Eibar había acudido con más intensidad a cada balón dividido y había leído mejor los espacios en todas las zonas del campo. Adrián fue el que mejor se infiltró por esas grietas. Hijo de Míchel, criado en la cantera madridista, con el Celta de la etapa más oscura como una de sus numerosas estaciones de paso, ha encontrado un hogar inesperado: en el Eibar y ayer, como delantero, bordeando el gol en media docena de ocasiones. En una de ellas, nada más comenzar la segunda mitad, se topó con el travesaño.

Berizzo recurrió al Tucu, pero por Wass, sin reconfigurar el dibujo. Con esa misma política entró Pione por Señé. No tuvieron un efecto revolucionario, pero sí suficiente para recuperar el balón y empujar hacia su propia área a un Eibar al que empezó a pesarle la codicia de proteger su gol. Ese traslado geográfico provocó dos acciones polémicas en las áreas, con caídas de Pione Sisto y Bongonda. En ambos casos el árbitro, Munuera Montero, entendió que el céltico había buscado más al adversario que al réves; en la caída de Bongonda, que parece penalti, quizás juegue en contra que al belga se le había ido el balón muy largo.

Lo cierto es que esa última acción desencadenó un ataque de nervios. El Celta se sintió maltratado y Munuera no supo gestionar la situación. Empezó a ametrallar tarjetas a los celestes de la cancha y el banquillo; con el partido en juego e incluso después. La derrota se consumó entre protestas, irremediable pese a que Berizzo acabó desmontando la defensa de tres; el Celta reconocible al fin como criatura de Berizzo, pero solo para la autopsia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Celta de Vigo

Pione Sisto. // M.G. Brea
Dinamarca llama a Pione Sisto

Dinamarca llama a Pione Sisto

El seleccionador prescinde de Wass ante Polonia y Armenia

El Celta blinda a Brais Méndez con 25 millones de euros hasta 2021

El Celta blinda a Brais Méndez con 25 millones de euros hasta 2021

El canterano amplía dos años su actual contrato y apunta: "Ahora quiero tener minutos, en el...

Seis jugadores mexicanos se entrenan en A Madroa

Seis jugadores mexicanos se entrenan en A Madroa

Pertenecen a la escuela de Campeche

El ´virus FIFA´ acecha al Celta

El ´virus FIFA´ acecha al Celta

Pione Sisto y el Tucu Hernández son los primeros célticos en recibir la llamada de sus selecciones

Brais Méndez, celeste hasta 2019: "Espero devolver la confianza depositada en mí"

Brais Méndez, celeste hasta 2019: "Espero devolver la confianza depositada en mí"

El club renueva al centrocampista de Mos, una de las joyas de la cantera con mayor proyección

Riesgos que abren el debate

Riesgos que abren el debate

Unzué confía en salir airoso de que su portero inicie las jugadas, pese a las críticas

Deportes

Deivid, autor del primer gol del Rápido en Segunda B, durante un amistoso de pretemporada. // Jesús Regal
Un gol para la historia

Un gol para la historia

El mediocentro del Rápido Deivid marcó el primer tanto del equipo boucense en la categoría -...

Támara Echegoyen: "Cada día a bordo del Mapfre es un regalo para mí"

Támara Echegoyen: "Cada día a bordo del Mapfre es un regalo para mí"

"Es un orgullo formar parte de este equipo en el que, sea mujer o no, es muy complicado entrar" ä...

Un gol en 44 toques y 107 segundos

Un gol en 44 toques y 107 segundos

El tanto de Casemiro en Riazor nació de la mayor secuencia de pases en la Liga desde la temporada...

Froome se viste de rojo en Andorra

Froome se viste de rojo en Andorra

El británico toma el mando de la carrera en el primer contacto con la montaña, en el que el...

Bartomeu colecciona críticas

Bartomeu colecciona críticas

"El Barça merece mucho más y todos lo saben", dice Neymar

Morales, de penalti, tumba al Villarreal

El Levante se impuso por la mínima en el duelo regional ante el Villarreal, gracias a un...


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine