El fútbol recupera a Fontás

El zaguero sonríe de nuevo tras el año de inactividad por lesión que inició en Riazor

22.10.2016 | 01:55
Andreu Fontás sonríe durante un entrenamiento del Celta en A Madroa. // Marta G.Brea

Balaídos es un campo talismán para Andreu Fontás, que ve la luz tras el largo túnel por el que transitó durante un año debido a la lesión en el tendón de Aquiles que le obligó a abandonar el derbi de Riazor del curso pasado. Es casi seguro que no intervendrá en el clásico de mañana en el estadio donde ha anotado tres de los cinco goleas que lleva como profesional, pero ante el Ajax marcó de nuevo y completó una actuación que pone fin a un duro calvario.

Andreu Fontás ha regresado al fútbol. El defensa central del Celta completó el jueves ante el Ajax una excelente actuación, tras pasarse casi un año de baja debido "a la peor lesión" de su carrera profesional. La buena nueva la celebró el gerundense con un gol, el segundo que consigue con la celeste en un partido oficial. La imagen que recoge el momento en el que recibe la felicitación de sus compañeros tras superar a Onana con un remate de espuela resume la mezcla de alegría y de rabia por superar un calvario que comenzó el 21 de noviembre de 2015, cuando a los 58 minutos del clásico gallego en Riazor tuvo que retirarse por culpa de unas molestias en el tendón de Aquiles. En vísperas de otro nuevo derbi, Fontás sonríe de nuevo, tras demostrarle a Berizzo que ya está en condiciones de competir por un puesto en el equipo titular. El Celta gana una valiosa pieza para la intensa temporada que le espera y un capitán circunstancial que desde muy joven demostró su capacidad de liderazgo.

"Este gol compensa todo el sufrimiento de la lesión. Marcar es una cosa muy bonita. Se lo dedico a mi familia y amigos por todos estos meses". Así expresaba Fontás el jueves desde Balaídos su enorme satisfacción por lo vivido en el partido ante el Ajax, en el que fue uno de los destacados del equipo celeste, a pesar de que llegaba a la cita europea sin apenas rodaje competitivo: había sido titular ante el Panathinaikos, después de su intento frustrado de reaparecer en Lieja por un problema burocrático con la UEFA, y en un amistoso en Ferrol ante el Racing, de Segunda B. Pero todavía no se ha estrenado en la Liga. No parece probable que lo haga mañana. El desgaste realizado ante los holandeses invita a la prudencia, a no exponerlo a problemas físicos innecesarios. El Celta necesita, sin prisas, de su excelente salida del balón desde la defensa, de su anticipación, de su buena lectura del juego para adelantarse unos metros en el campo y romper líneas rivales.

Todas esas virtudes llevaron a Andreu Fontás Prat (Banyoles, 14 de noviembre de 1989) a debutar en Tercera División con el Girona cuando todavía era juvenil. En 2007 se incorporó a la cantera del Barcelona. Fue capitán del Juvenil A nada más incorporarse al club azulgrana. Al año siguiente dio el salto al Barcelona Atlético, de Segunda División B. Uno de sus dos goles con el filial azulgrana lo consiguió en Balaídos, donde se estrenó como goleador en Primera División ante el Rayo Vallecano. Fue el 28 de agosto de 2015. Cuatrocientos diecisiete días después, Fontás obtenía el gol más emotivo de su carrera deportiva, sin duda, pues ese remate a un centro de Lemos representaba el final de un túnel que tuvo su comienzo en A Coruña y que se abre a la luz en vísperas de un nuevo enfrentamiento entre eternos rivales.

"No sé si es la más grave o no de las lesiones, pero segurísimo que ha sido la peor", apuntaba días atrás un futbolista que después de dar el salto al primer equipo de Barcelona, con el que debutó en la Liga de Campeones e incluso anotó un gol, ante el Rubin Kazan, sufrió una grave lesión. Una rotura del ligamento cruzado de la rodilla derecha truncó su vida como azulgrana, pues tras recuperarse se marchó cedido al Mallorca y en el verano de 2013 llegó a Vigo de la mano de Luis Enrique Martínez.

"Cuando te rompes el cruzado sabes que hay unos plazos estipulados de recuperación que más o menos se cumplen. Esta lesión, sin embargo, está siendo muchísimo más dura y larga", recordaba al cumplirse los seis meses de baja y después de verse obligado a pasar por el quirófano en Suecia al fracasar el tratamiento conservador para recuperar su maltrecho tobillo. "Lo peor del mundo es no sentirte parte del grupo, no poder estar en el día a día con tus compañeros".

Un grave problema familiar en plena pretemporada añadió más sufrimiento a un Fontás que el jueves aprovechó la visita del Ajax a Balaídos para realizar una prometedora actuación y marcar otro gol en su estadio talismán (suma tres tantos en Vigo de los cinco que lleva en su carrera). "El gol entró con un poco de fortuna", dijo el jueves en referencia a lo que a él le faltó en el último año. El fútbol ha recuperado al central zurdo del Celta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine