baloncesto en silla de ruedas

I Memorial Pablo Beiro | Bouzas celebra "el día del padre"

Jugadores del Amfiv recuerdan cómo Pablo Beiro, cuyo memorial se realiza esta mañana, cambió sus vidas

12.10.2016 | 18:45
Vigo recuerda a Pablo Beiro. //Marta G. Brea
Técnicos y jugadores del Amfiv, ayer en Bouzas, con el cartel del Memorial Pablo Beiro. // Marta G. Brea

Berni Costas tenía 14 años cuando conoció a Pablo Beiro. Una poliomielitis mal tratada le había dejado las piernas paralizadas con apenas seis meses de vida. Creció en Vincios, arropado por familiares y amigos. Incluso jugaba al fútbol sobre sus muletas. Su profesora de educación física, Cristina Fernández Piñeiro, árbitro internacional de balonmano, le comentó que en Vigo existía un club deportivo para personas con discapacidad. Fue a las pruebas en el pabellón de El Carmen creyendo que se trataba de un equipo de balonmano y descubrió que era baloncesto. Allí estaba Pablo Beiro, sentado pero inmenso.

- Siéntate en una silla y ponte a correr, que llegas tarde-, le jaleó con su vozarrón.

Berni sonríe cuando se recuerda adolescente, temblando, atemorizado. "Y desde aquel día, hasta hoy", resume. "Pablo imponía. Luego lo ibas conociendo y descubrías a una bellísima persona. Lo otro era una pantalla. Gracias a él he intentado dar lo mejor de mí en el baloncesto, he estado en unas Paralimpiadas, he sido bronce en un Europeo y he vivido grandes éxitos con el equipo.Soy la persona que soy gracias a él. Me abrió muchísimas puertas. Me acogió como un hijo, pero lo hacía con cada uno. Era su forma de ser. Siempre estaba detrás de cualquiera que no fuese capaz de arrancar, animándolo. Queda por hacer, pero él logró muchísimas cosas para que la gente con discapacidad se sintiese integrada".

La historia de Berni se repite decenas de veces, en el vestuario del Amfiv, en las calles de Vigo, en cualquier pueblo de la provincia. Hoy, en el pabellón de Bouzas, bautizado con su nombre, se le dedica la mañana entera a Pablo Beiro. Los actos comenzarán a las 11.00 y tienen como acto central su primer memorial, también Trofeo Cidade de Vigo, que el primer equipo vigués disputará con el Valladolid. Filial y escuelas deportivas tendrán su protagonismo.

Julio Vilas no jugará. Sufre una protusión y no reaparecerá hasta diciembre. Pero asistirá al homenaje. "Es un acto muy emotivo y especial para los jugadores, para la afición, para Vigo. Tengo ganas de que empiece y ver realmente lo querido que era".

En su caso, el primer contacto con Beiro le cogió con 16 años. El joven, afectado por una artrogriposis desde su nacimiento, apenas había practicado más deporte que lo que le alcanzaba en las actividades escolares. Por unos familiares conoció a Berni y después a Pablo. El relato se repite: "Al principio parecía muy serio, muy cortante. Impresionaba. Cuando lo ibas conociendo veías que tenía un corazón enorme y que en realidad era encantador. Te ayudaba en lo que podía y si no podía, contactaba con alguien que te ayudase".

Envó vivirá el memorial desde la distancia. Se encuentra en Inglaterra por motivos laborales. A Pablo Beiro se lo cruzó más crecido. Jugaba en Sevilla y había decidido cambiar de aires. Debía elegir entre regresar a Canarias o probar fortuna en Vigo. "Pablo me llamó un día antes que los otros y le di mi palabra. Yo venía de Andalucía, donde la gente es más abierta y suele estar de cachondeo. Al hablar con Pablo, al principio pensé que siempre estaba cabreado. La imagen no se correspondía con la realidad. Era amable, cariñoso, cercano. Lo daba todo por los amigos y las personas que tenía a su cargo".

Ese señor mentirosamente ceñudo cambió su vida. Envó se ha convertido en un vigués más. En otro hijo de Beiro. "Normalmente llegas a un acuerdo con un club al que solo le interesa el tema deportivo. Pablo era más que eso. Él se preocupaba de que estuvieras bien, te llamaba, te preguntaba si estabas contento...".

La muerte del fundador del Amfiv en febrero de 2015 les ha dejado huérfanos, confiesa Envó: "Fue todo un poco rápido. Nos enteramos de que estaba malo pero no quisimos agobiar ni la familia quiso preocuparnos mucho". El proceso sigue pareciéndoles a algunos una especie de mal sueño del que sienten que acabarán despertando. "Cuesta hacerse a la idea de que ya no está. Para mí sigue estando ahí, no físicamente pero yo lo sigo teniendo presente todos los días", confiesa Berni. "Siempre que llego al pabellón veo su nombre y me acuerdo de él. Cuando haces algo, intentas dar lo mejor para que se sienta orgulloso. No consigo empezar una etapa sin él. Para todos los que lo conocimos seguirá estando ahí por muchos años que pasen". Vilas añade: "Ha sido un año complicado. Siempre lo tenías ahí para todo. Una pérdida muy grande. Pero hay que seguir".

La temporada se les presenta como la mejor ofrenda. Ha regresado Alejos. Cronau y Jama refuerzan la plantilla. "Tenemos una gran plantilla para hacer algo más que el año pasado. Está claro que hay dos monstruos, Fundosa y Albacete, pero queremos competir". En abril, el Amfiv organizará la fase final de la Challenge Cup. "A nivel deportivo, al club le hace falta ya un título y Pablo siempre lo quiso. Nos hemos quedado varias veces a las puertas. Llevamos muchos años con esa espinita clavada. Está por llegar. Tenemos un equipo muy competitivo", acepta Berni, si bien matiza: "Pero más que eso, Pablo siempre apostó por la gente joven, por los chavales, en las escuelas deportivas? Ahí enseñan una disciplina para el día a día, te encuentras bien para tu vida diaria y eso te abre muchas puertas". Lorenzo apoya esta visión: "Nosotros tenemos que tener los pies en el suelo. La competición tuvo la pasada temporada un formato extraño que nos perjudicó. Este año será más igualado. Nos dará más posibilidades. Aunque el potencial económico de algunos equipos les lleva a pelear por los puestos altos. Nosotros intentamos ser fuertes, pero sin olvidarnos de lo que tenemos detrás, ese trasfondo de integración. Queremos ganar, pero también crear una familia. De nada nos serviría realizar una inversión brutal para crear un equipo potente y al año siguiente no poder realizar actos para ayudar a las personas. Debemos ser coherentes". Concluye: "Pablo peleó para que las personas con discapacidad se sintiesen integradas. El objetivo es que ese legado no muera y continuar lo que él inició en las instituciones, las calles, los colegios?".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine