Bien con las manos, errático con los pies

La buena actuación de Sergio, lastrada por sus imprecisiones en la entrega de balón

28.08.2016 | 02:10
Sergio Álvarez ataja un disparo de Luka Modric. // Kiko Huesca

El meta del Celta, Sergio Álvarez, fue ayer la cara y la cruz de un partido acentuado por los fallos del conjunto vigués. Las indeterminaciones en las transiciones fueron una constante, sobre todo en la salida de balón. "O Gato" fue un felino bajo palos, pero concedió la ocasión del primer gol del Madrid.

El partido entre el Celta y el Real Madrid de anoche dejó varios titulares. El primero fue la evidente mejoría en el comportamiento sobre el césped del equipo dirigido por Berizzo respecto a lo sucedido el pasado lunes contra el Leganés.

A pesar del perfeccionamiento del juego, precisamente la plantilla no estuvo perfecta. La batalla futbolística no estuvo exenta de errores para los de Vigo. El Celta pagó caro sus fallos, que lo privaron de un mejor resultado y seguramente más justo. El encuentro tuvo por encima del resto un protagonista para los celestes. Para lo bueno y lo malo. El mismo fue el "héroe" y el "villano". Lo que dio con las manos, lo quitó con los pies.

El guardameta Sergio Álvarez se convirtió en un salvavidas para los celtiñas en la mayor parte del enfrentamiento. Sus paradas ayudaron notoriamente al devenir del partido. Que el resultado (2-1) fuese ajustado fue, en parte, gracias a la actuación de "O Gato" de Catoira. Así se mostró el arquero bajo palos. Felino. Rápido y ágil.

Sin embargo, las imprecisiones en la salida del balón lo convirtieron también en el malo de la película. Bien es cierto que fue todo el equipo el que erró en esa faceta, pero Sergio se convirtió en un peligro para su propia portería. En esta ocasión estuvo nefasto con los pies. Un matiz que el gallego suele dominar, caracterizado por su sangre fría con el balón. Ayer no fue así; es más, no tener la posesión le corría prisa. Se deshacía del cuero de forma apresurada, a veces sin pensar en las consecuencias. Siempre al primer toque, sin la pausa necesaria. Hasta tres veces regaló el esférico a los merengues, un rival letal. Y en una de esas vino el gol de Morata -en claro fuera de juego-. Pese a todo, el partido de Sergio fue notable.

Eduardo Berizzo ha pedido a la directiva este verano un refuerzo para la portería, que ahora cuenta con la baja de Rubén. Sonaron Barovero, Moyá, Diego López... No obstante, la única verdad es que Álvarez, en su séptima temporada en el primer equipo, es su dueño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine