El Celta roza la sorpresa en el Bernabéu

Dos fallos en la salida del balón condenan a los de Berizzo a una derrota inmerecida, tras un notable partido

28.08.2016 | 08:36
Así plantó cara al Madrid el Celta. // Efe / Reuters

El Celta rozó la sorpresa en el Bernabéu en un partido en el que regaló los dos goles del Real Madrid (uno de ellos en fuera de juego de Morata) pero ofreció fútbol de altura y ocasiones suficientes para poner en serios apuros al vigente campeón de Europa. El resultado de ayer (2-1) no hace justicia a un Celta que se mostró valiente y decidido en los noventa minutos de partido, en los que recuperó la mejor cara de la pasada temporada, la que le devolvió a las competiciones europeas. El tropiezo con el Leganés en Balaídos es agua pasada. La sensación de que el debut en Balaídos fue un accidente vale mucho más que un triunfo para un equipo que llega al primer paréntesis de Liga con cero puntos pero con buenas sensaciones y con la ilusión de poder protagonizar otra gran temporada.

Un empate hubiese reflejado con mayor exactitud lo que pasó ayer en Chamartín entre dos equipos que se entregaron a un despliegue físico enorme, a pesar de la elevada temperatura ambiental, en busca de las porterías. Es verdad que los de Zidane tuvieron ocasiones más claras (tres balones besaron los palos), pero tropezaron casi siempre con los guantes de un Sergio Álvarez brillante bajo palos pero impreciso con los pies. Tanto que la tercera pelota que sacó mal cayó en los pies de Modric, el más brillante de los madridistas.

El croata le dio la pelota a Marco Asensio. El joven talento balear, que ha enamorado a Zidane y a un Bernabéu sin caras nuevas este verano a las que rendirse, no pudo superar al portero del Celta con un toque sutil. El rechace le llegó a Morata, ansioso por marcar en su reestreno en casa, que marcó con la izquierda. El delantero madrileño había iniciado la jugada en fuera de juego.

El Celta había aguantado vivo durante una hora ante un Real Madrid que va muy decidido en busca de su trigesimotercer título de Liga. Como había prometido Berizzo, su equipo salió a tutear al rey de Europa con un centro del campo en el que reaparecía un renqueante Radoja, junto a Tucu Hernández y a Wass. Además de mejorar la circulación de la pelota con respecto al debut, la medular del Celta ganaba la pelea en el centro del campo a Casemiro y a Kroos. Un caso aparte es Modric, un futbolista imparable, que impulsó a su equipo hacia la portería de Sergio cuando el Celta amenazaba en ataque con Bongonda y Guidetti. El sueco, titular ante los problemas físicos de Aspas, tuvo una gran ocasión en el primer minuto. Realizó un control soberbio con el pecho tras un gran pase de Hernández, pero falló el remate con la izquierda.

En un continuo intercambio de golpes se convirtió el primer tiempo, en el que el árbitro dejó constancia de que en el Bernabéu se utilizan dos reglamentos. Morata y Casemiro salieron airosos de dos acciones sancionables, sin consecuencias. Mallo y Jonny, en cambio, sí fueron amonestados a las primeras de cambio. Berizzo apostó ayer por Cabral y Roncaglia como pareja de centrales. Con el dúo argentino se arreglaron todos los problemas defensivos del partido ante el Leganés. Todos salvo la salida del balón. Cuando no era Sergio el que se liaba con la pelota en los pies, era otro compañero. Así llegó también el tanto del triunfo madridista, que se vio superado por el Celta tras el gol de Morata y el posterior remate del delantero al palo de la portería céltica.

A pesar del tanto en contra, el Celta mantuvo el plan de Berizzo de buscar el dominio del balón para hacerle daño al rival. Y entonces apareció Orellana. El chileno desaparecido desde que celebró la Copa América, irrumpió por el centro, por donde el Real Madrid parecía más vulnerable. El balón le llegó a Guidetti, que lo controló de espaldas y fijó a los dos centrales rivales. Vio libre a Orellana y le regaló el balón para que el Poeta escribiese otra obra de arte, como las que ya no obtiene cuando juega con Chile.

En el minuto 66, siete después de que Morata abriese el marcador, el Celta igualaba el partido ante un rival al que le faltaba la pegada mortífera de Cristiano Ronaldo y las exquisiteces de Benzema para tumbar a un rival que en su última visita al Bernabéu ya se había entregado a la hora de juego para recibir la derrota más abultada de la temporada.

Con la lección aprendida, los de Berizzo no le perdieron la cara al partido, empataron el duelo y siguieron en busca del triunfo. Llegó entonces el momento de los banquillos. Berizzo recurrió a Pape Cheikh para dar oxígeno a un centro del campo roto. Al Celta no le convenía un partido de ida y vuelva, como propone el Real Madrid en casa cuando necesita de su artillería para resolver sus carencias tácticas y defensivas. El joven canterano céltico estuvo a punto de protagonizar la jugada del día. Arrancó desde el área del Celta sin que nadie pudiese frenarle. Cuando se topó con el último defensa rival, buscó con unas décimas de retraso el pase a la izquierda, por donde llegaba Bongonda a todo trapo para plantarse solo ante Casilla. Pero el balón lo interceptó la defensa blanca y el Celta desperdiciaba la jugada que podía darle un nuevo triunfo en Chamartín diez años después del último.

La respuesta del conjunto de Zidane al descaro céltico fue contundente y decisiva. El francés había refrescado el equipo con Lucas Vázquez, Mariano y James, quien podría haber jugado ayer sus últimos minutos como jugador del Real Madrid. El atacante colombiano peleó un balón con Roncaglia, que le ganó el duelo pero falló en el despeje. El balón lo recogió Lucas Vázquez, que cedió para que Kroos lo acomodase desde el balcón del área con el interior del pie. Sergio nada pudo hacer para detener la pelota, que el palo escupió hacia dentro de su portería. El Celta, con Sisto y Aspas de refresco, no se rindió y siguió buscando a un Casilla que falló varias salidas y llevó el susto a un Santiago Bernabéu que respiró aliviado cuando el árbitro dio por finalizada la batalla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine