El cuadro coruñés visita al Betis en plena convulsión

26.08.2016 | 02:16

El Deportivo visita esta noche al Betis, que quiere olvidarse del palo del Camp Nou, con el doble reto de abstraerse del mercado, donde puede perder a dos piezas fundamentales de la plantilla, y arrancar el campeonato con dos victorias seguidas, algo que no consigue desde hace once años.

Los blanquiazules se desplazarán a Sevilla sin Lucas Pérez que a última hora de la noche se cayó de la lista de convocados una vez conocida su salida en dirección al Arsenal.

Garitano reconoció que la distracción por los movimientos del mercado no es positiva y por eso ha hecho hincapié en concienciar a sus jugadores de la importancia del partido con el Betis antes del primer parón del campeonato.

A ese paréntesis de la Liga por los compromisos de las selecciones nacionales, el Deportivo quiere llegar con pleno de victorias, un objetivo que se le resiste desde la temporada 2005-06.

Lo buscará en un campo que se le ha dado bien en los últimos años ya que solo ha encajado una derrota (2-0 en la temporada 2004-05) en las doce visitas más recientes.

Mientras, el Real Betis tendrá la obligación de estrenarse ante su afición y resarcirse del palo gordo sufrido en el Camp Nou, donde perdió 6-2 en su debut liguero y dio una mala imagen.

Es la hora del estreno en el Benito Villamarín del nuevo proyecto verdiblanco, comandado por el técnico uruguayo Gustavo Poyet y con un equipo muy renovado. Pero al Betis no le queda otra que dar el máximo en su debut en casa para evitar que se incrementen las dudas que le atosigan, sobre todo tras un pésimo comienzo ante el Barça.

Los verdiblancos son conscientes de que naufragaron por completo en el arranque y aunque su liga empieza ahora, ante la dificultad de plantar cara en su feudo al todopoderoso campeón de Liga, también saben que deberán cambiar por completo la imagen y empezar a carburar para estar a la altura de lo que su fiel afición demanda.

En el Camp Nou faltó actitud, intensidad e incluso un sistema de juego más ambicioso, y los mejores volvieron a ser los de siempre: el portero Adán, que evitó una goleada mayor, y el incombustible Rubén Castro, máximo goleador histórico del Betis y autor de los dos tantos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine