El Celta, pendiente de un Aspas dolorido

Un golpe en la cadera ante el Leganés obliga a guardar reposo al delantero de Moaña - Los médicos confían en que Berizzo pueda contar con el máximo artillero del equipo para el partido del Santiago Bernabéu

24.08.2016 | 04:55
Iago Aspas lamenta una ocasión de gol desperdiciada ante el Leganés. // Marta G.Brea

La visita del Leganés a Balaídos dejó sin los tres primeros puntos de la Liga al Celta y dolorido a Iago Aspas, que es duda para el partido del sábado en el Bernabéu (20.15 horas) debido a un golpe en la cadera que le obliga a guardar reposo. El delantero está recibiendo tratamiento con analgésicos y antinflamatorios y los servicios médicos del club le han recomendado dos días de reposo. Por lo tanto, el goleador céltico realizaría un máximo de dos entrenamientos con el resto del equipo antes de enfrentarse al Real Madrid. Si se confirmase la baja de Aspas, John Guidetti sería el principal candidato a sustituirle en el duelo frente al actual campeón de Euroa.

El mal trago del estreno de Liga deja daños colaterales en el Celta, que a las primeras de cambio podría quedarse sin su máximo goleador de la pasada temporada y pieza fundamental en una línea de ataque que intenta sobrevivir sin Nolito, principal artillo céltico en los tres últimos años.

El equipo regresó en la mañana de ayer al trabajo en las instalaciones de A Madroa. Aspas no pudo participar en el suave entrenamiento. Los servicios médicos informaron de que sus dolores en la cadera se debían a una contusión en la cresta ilíaca izquierda.

Desde el club se señaló que Aspas tampoco participará en el entrenamiento previsto para hoy, pues tendrá que mantenerse en reposo. Los médicos esperan que en dos o tres días se reduzca la inflamación en la zona dañada y que causa fuerte dolor y limitación para moverse. Es duda, por el momento, pero los médicos se muestran confiados en que el futbolista se recupere a tiempo para participar en el duelo con el Real Madrid.

En la última visita al Bernabéu, el Celta encajó la mayor goleada de la temporada pasada (7-1), que se fraguó tras el descanso y una vez que Aspas marcó de cuchara (3-1). El partido se mantuvo abierto durante unos minutos, hasta que Cristiano Ronaldo volvió a encontrar la portería rival y cerró el día con cuatro tantos. Pepe, Jesé y Bale se sumaron a la fiesta. Entonces, con Zidane en plena fase de adaptación como sustituto de Benítez, el Real Madrid comenzaba a poner a punto la poderosa maquinaria ofensiva que dos meses después le llevaría hasta la undécima Copa de Europa. Ante una nueva visita a la Castellana, el Celta estará pendiente de Aspas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine