Una final atípica

20.08.2016 | 02:19
Diniz vivió un auténtico calvario en los 50 km. marcha. // D. Thissen

La pasada jornada nos dejó dos grandes ganadores: Usain Bolt a nivel individual y EE.UU. en el colectivo. El jamaicano se hizo con su sexto oro en pruebas individduales en unos Juegos. En relevos, incialmente, tiene otros dos pero el positivo de uno de sus compañeros en Pekín (Nesta Carter) puede llevarlo a perder una e esas medallas. EE.UU. es el gran dominador del medallero con 24 metales (8 oros, 8 platas y 8 bronces). Estos números ya son muy superiores a la cosecha estadounidense en los pasados Campeonatos del Mundo de Pekín donde consiguieron 18 metales(6/6/6) y hace presagiar que acabarán con números próximos a los 28 metales (9/12/7) que consiguieron en Londres. No todo ha sido positivo para los estadounidenses ya que sus velocistas no han estado al nivel deseado. Con unos Trials tan exigentes en julio se les hace complicado hacer dos picos de forma.

La final de 200 fue algo atípica por la configuración de la misma. Alcanzaron la final ocho atletas, todos de un país distinto y con cuatro europeos. Bolt se hizo con la victoria pero con la peor marca (19.78) de sus últimos grandes campeonatos. En Pekín 2008 ganó con 19.30; en Londres, con 19.72; y el año pasado en el Campeonato del Mundo, con 19.55. La pista mojada, la lluvia, el cansancio acumulado de días previos, la falta de rivales que lo apuraran y un ligero viento en contra hizo un 'combo' que pudo influir en la marca. Bolt tampoco es el de 2008/2009. En cualquier caso, el mérito de Bolt no es esta carrera, su gran mérito es la suma de sus tres Juegos consiguiendo el doblete (100/200). Más de un siglo de Juegos y nadie ha logrado acercarse a semejante gesta. Bolt, que cumplirá 30 años el domingo, dejó abierta la posibildad de continuar hasta el Campeonato del Mundo de Londres 2017. Los atletas los retiran los rivales... De Grasse y Bromell son los principales candidatos a retirarlo. El canadiense De Grasse se hizo con la plata (20.02) pero reconoció que pagó el esfuerzo de los días previos. El bronce fue para Lemaitre, que confesó, después de la carrera, que está viviendo una segunda juventud. Merritt, el único norteamericano en la final falló y con él las posibilidades de medalla de su país que, al igual que en Londres, se quedó sin preseas en esta distancia.

Eaton, gracias a sus 8.893 puntos, se convirtió en tercer hombre en la historia en conseguir dos títulos olímpicos en combinadas. Sucede a Bob Mathias y Daley Thompson. Eaton ha conseguido el récord del mundo en heptatlón, decatlón, título mundial y olímpico, algo que solo había conseguido Dan O'Brian con anterioridad. Tiene además las dos mejores marcas de todos los tiempos y es el único, junto con Sbrle, que ha sido capaz de superar los 9.000 puntos. Desde 2011 ha acabado todos los años líder del año, excepto en 2014, que se dedicó al 400 metros vallas. Mayer consiguió destrozar el récord de Francia y colocarse sexto de todos los tiempos (8.834). Tiene 24 años y todo el futuro por delante. Su segunda jornada está al nivel de la de Eaton, sobre todo porque es muy buen pertiguista.

En jabalina mujeres estamos ante un cambio de ciclo. Spotakova se quedaba sin su ansiado tercer oro consecutivo y se tuvo que conformar con el bronce. La checa fue la cuarta atleta que llegó a Río con la i ntención de ser la primera en conseguir tres oros consecutivos pero todas fracasaron en el intento. Kolak, claro ejemplo de ese cambio generacional, se hizo con el oro (66.18). Es la segunda medallista de oro croata de toda la historia, después de Perkovic. Kolak solo tiene 21 años y este año batió su récord nacional en cinco ocasiones. Su país se hizo con dos de los cuatro lanzamientos femeninos. La final estuvo muy igualada: 88 centímetros fueron los que separaron la segunda de la séptima.

En el peso masculino se ha producido un cambio en la hegemonía de la especialidad, hasta hace un par de años Europa era la dominadora en los grandes Campeonatos. Majewski y Storl eran el mascarón de proa de los lanzadores europeos pero las lesiones de ambos, sobre todo la rodilla de Storl, han hecho que bajen su nivel. Ningún lanzador europeo entre los cinco primeros es algo que no acontecía en los Juegos desde 1904 (allí solo había un competidor que no fuera estadounidense). La hegemonía está en el otro lado del charco. Ryan Crouser venció con 22.52, nuevo récord olímpico, Kovacs fue plata (21.78) y Walsh bronce (21.76). Lo más destacado de Crouser, además de la marca, es su serie (21.15/ 22.22/ 22.26/ 21.93/ 22.52/ 21.74). EE.UU. se lleva los dos oros en peso y Nueva Zelanda (4,5 millones) dos medallas (Adams y Walsh).

Dalilah Muhammad hizo bueno los pronósiticos en las vallas y se hizo con la victoria (53.13). Su entrenador Lawrence Johnson acabó consiguiendo tres medallas en estos Juegos ya que también entrena a Brianna Rollins y a Krisi Castlin (primera y trecera en 100 metros vallas).

En 50 kilómetros marcha vivimos un duelo apasionante entre Toth, que al final saldría vencedor, y Tallent, que consiguió su tercer metal consecutivo en la distancia. El protagonista fue Diniz que tuvo problemas gástricos cuando iba en cabeza. Se hizo sus necesidades por encima, más adelane cayó al suelo pero finalmente llegó a meta. No es la primera vez que al francés le pasan cosas parecidas. La prueba contó con García Bragado, que alcanzó su séptima participación olímpica. El marchador español iguala a la velocista Merlene Ottey en número de participaciónes. "Chuso" es un atleta que ha competido en dos siglos y que durante un cuarto de siglo ha estado entre la élite de su modalidad.

*Director Técnico de la Federación Gallega de Atletismo

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine