ciclismo - 78ºª Volta a Portugal

Vicente García gana al sprint tras una etapa sin sobresaltos

Ni siquiera los cinco puertos de montaña alteraron una carrera controlada de principio a fin por los hombres del W52-FC Porto

02.08.2016 | 02:15
El equipo del líder Rui Vinhas y de Gustavo César Veloso no dejó opción a las fugas. // Efe

La quinta etapa apenas ha dejado variaciones en lo que respecta a las posiciones determinantes de la clasificación de la Volta a Portugal. Los 153 kilómetros entre Lamego y Viseu se convirtieron en un absoluto ejercicio de control de cualquier movimiento que se produjese en el pelotón hasta el punto que la etapa se tuvo que decidir al sprint pese a haber dejado atrás hasta cinco puertos de montaña.

Vicente García de Mateos, español del Louletano, se impuso en una llegada en la que Gustavo César Veloso trató de lograr su segunda victoria de etapa consecutiva. En una demostración de fuerza lanzó el sprint pero se quedó sin fuelle en los últimos metros para finalizar en el décimo puesto, precisamente por detrás de un Álex Marque que se mostró muy activo durante el caluroso día de ayer.

El ciclista ganador de la etapa se desquitó así la espina de hace dos años en Viseu, ciudad en la que fue descalificado. "Tuve que guardar fuerzas para el final porque fue una etapa muy dura, pero la verdad que me sabe muy bien el ganar en Viseu después de lo mal que lo pasé hace dos años".

Los últimos metros también dieron lugar a cierta polémica. Y es que Daniel Mestre mostró públicamente su enfado con Veloso al entender que lo había cerrado en el sprint. El portugués del Efapel señaló que "quedé cerrado por Veloso. No me lo podía creer. Estaba convencido que podía ganar". Por su parte, el vilagarciano aclaró la situación, "fui a muerte por mi trayectoria hasta que me quedé sin fuerzas. No ví quien venía por detrás cuando dejé de pelear la etapa".

La pelea por las bonificaciones fue otro de los motivos por los que el líder del W52-FC Porto se lanzó al ataque. Precisamente esos bonus de tiempo le han permitido recortar tres segundos sobre su compañero y maillot amarillo, Rui Vinhas, tras cruzar en primer lugar una meta volante.

La carrera tiene hoy su jornada de descanso, precisamente antes de una de las etapas llamadas a tener mucho que decir. Es la que se disputará entre Belmonte y Guarda con 173 kilómetros. Entre medias habrá dos pasos por el temido alto de Torre y un final en el puerto de tercera categoría de Guarda con tres kilómetros en alto, pero de lo más exigente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine