vela - Vaurien

La mejor decisión de las hermanas Suárez

Alejandra y Patricia se proclaman campeonas del mundo en Viana do Castelo tras formar equipo "de manera puntual"

01.08.2016 | 01:34
Patricia y Alejandra Suárez, ayer en el Náutico de Vigo, con su trofeo de campeonas del mundo. // M. Canosa

Las hermanas del Náutico de Vigo Alejandra y Patricia Alonso decidieron formar equipo en el Mundial de Vaurien, de Viana do Castelo, y la apuesta no pudo salir mejor. Se proclaron campeonas femeninas gracias a la aportación, pericia y experiencia de ambas. Alejandra ganaba en Portugal su segunto título mundial de la clase (el primero había sido en 2014, en Italia, junto a Helena Pérez) y Patricia engordaba su palmarés antes de meterse de lleno en su proyecto olímpico de 49er FX, junto a la coruñesa Laura Sarasola. Una unión puntual que ha dado los mejores frutos.

Alejandra Suárez no podía haber elegido mejor compañera de embarcación que a su hermana Patricia para conquistar el título de campeonas del mundo de la categoría femenina de la clase Vaurien. Las regatistas del Real Club Náutico de Vigo (patrocinadas por Connectors Plus) se coronaron en Viana do Castelo en una regata de condiciones difíciles, pero donde demostraron su capacidad de adaptación. Formaron un equipo de diez que lamentablemente tendrá que separar sus caminos. Fue una apuesta puntual, ya que Patricia se pondrá ya a trabajar en la clase olímpica de 49er FX, junto a la coruñesa Laura Sarasola.

La apuesta, aunque puntual, no pudo salir mejor. "Fue todo un reto competir juntas porque al final son muchas horas en el mar y con una hermana siempre discutes más, pero la verdad es que ha sido muy gratificante. Ella compite a un nivel olímpico y la verdad es que he aprendido mucho de ella", indica Alejandra, la patrona, que firmó en Viana do Castelo su segundo título mundial en la clase. Ya se había proclamado campeona del Mundo en 2014, junto a Helena Pérez, en el campeonato disputado en Marina di Grosetto (Italia). "Yo me quedé un poco colgada, no tenía pareja para navegar y para ir al Nacional, en Cangas, se lo propuse a mi hermana. Nos fue bastante bien, la verdad, porque allí ganamos el campeonato de España femenino y entonces le propuse también hacer el Mundial y como le coincidían las fechas y le apetecía, nos metimos en este jaleo las dos juntas". Fue una apuesta ganadora. "Cuando me lo propuso, por la cercanía de los campeonatos, en Cangas y Viana, al ser aquí cerca, acepté encantada. Tuvimos muy buenas sensaciones en el campeonato de España y, sabiendo que podíamos lograr el título mundial, organizamos nuestra agenda en función de eso", explica Patricia, emocionada por haberse proclamado campeona del mundo junto a su hermana mayor. "Es especial al ser con mi hermana. Qué mejor persona que Alejandra para ganar un título junto a ella. Estoy muy contenta de que hayamos podido aportarnos cosas la una a la otra", dice la menor de las Suárez.

Para Alejandra, "éste es mi segundo título mundial, pero también es especial", reconoce. "Al principio nos costó un poco adaptarnos, no por la embarcación, pero nunca habíamos regateado juntas y costó un poco al principio, pero al final conseguimos compenetrarnos bien y ya se ven los resultados. Al final no salió tan mal", bromea.

Alejandra supo delegar en su hermana las cuestiones tácticas para centrar su atención en manejar el barco en una regata complicada por las condiciones de viento. "Le dejé un poco a mi hermana la parte táctica. Ella fue la que llevó más la estrategia del barco. Yo, como era un campeonato difícil, con mucha ola y mucho viento, me centré más en el barco, en llevarlo rápido, y toda la parte técnica. En este sentido nos compenetramos bien", explica la patrona.

"Fue un campeonato bastante duro en cuanto a las condiciones de viento", confirma Patricia. "Era la segunda vez que compito con mi hermana (la primera había sido en el Nacional de Cangas) y la verdad es que nos hemos entendido bien. Tuvimos ese feeling especial al ser familia", explica.

"Estamos muy contentas porque fue un campeonato largo y duro. Han sido muchas horas en el mar, con mucho viento y ola, y estamos muy satisfechas con el resultado.

Estuvimos liderando la flota femenina desde el primer día, pero nuestro objetivo también era hacer top ten en el absoluto, pero al final, por el sistema de clasificación, tuvimos que centrarnos en el femenino y controlar la posición, pero bueno acabamos en el puesto once absoluto. Había mucho nivel y competíamos contra todos los chicos, que son más fuertes que nosotras, y estamos contentas", analiza Alejandra, contenta también por la gran actuación de todos los regatistas del Náutico de Vigo. "Este año hemos hecho un montón de regatas y los resultados están a la vista. Tone Pérez y Santiago Moreno acabaron segundos e hicieron un Mundial increíble y también los juveniles. El balance es muy positivo", dice Alejandra. "El Vaurien siempre ha sido muy fuerte en el Náutico. Cada vez hay más nivel y este título nos gustaría también que se vea reflejado en su trabajo también", añade Patricia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine