Prudencia y caos al pie de Pirineos

Los favoritos se toman con calma el aperitivo de la alta montaña en una jornada en la que la caída de una pancarta agitó el final

09.07.2016 | 01:42
Los ciclistas, enganchados con la pancarta caída sobre el asfalto. // Eurosport

Fuerza, veteranía y ambición fueron las armas del británico Steve Cummings (Dimension Data) para conquistar en solitario la primera etapa pirenaica disputada entre L'Isle-Jourdain y Lago de Payolle, de 162,5 kilómetros, en la que el belga Greg Van Avermaet (BMC) retuvo el maillot amarillo y los favoritos entraron al mismo tiempo el día que se vino abajo la pancarta de último kilómetro para sembrar el caos en la jornada.

Cummings, de 35 años, ganó hace un año en Mende y volvió a levantar los brazos a su estilo, con un ataque lejano, esta vez en el ascenso al Aspin, que le puso en meta tras cubrir el trayecto en 3h.51.58. La cuarta victoria de su equipo, la cuarta británica; que se une al 'triplete' de Cavendish.

El ciclista de la escuadra sudafricana, el más fuerte de la escapada del día, entró junto al Lago de Payolle con 1.05 minutos de adelantó sobre el español Navarro y el sudafricano Impey, y 2.14 sobre italiano Nibali.



Haz click para ampliar el gráfico

Van Avermaet cogió la fuga y defendió con uñas y dientes el maillot amarillo. Llego a 3 minutos y saldrá de líder en la segunda etapa pirenaica. Los favoritos firmaron la tregua contra el viento y el calor. Subieron juntos el Aspin y llegaron a meta a ritmo de paseo tras un pintoresco incidente .

El arco que indica el último kilómetro se vino abajo al paso de los ciclistas. Por suerte, esa pancarta de material inflable, no tiene gran peso, y no hubo que lamentar heridas de consideración. Tras el parón todo el grupo junto hasta meta. "Ha sido increíble", resumió Contador.

Tampoco sufrió daños la general. Avermaet aventaja en 6.36 minutos al francés Julian Alaphilippe (Etixx) y en 6.38 a Alejandro Valverde (Movistar). Chris Froome, Nairo Quintana y Fabio Aru siguen a 6.42 y Contador a 1.21 minutos de sus rivales directos.

El esperado estreno del tríptico pirenaico ofrecía un recorrido ondulado, sin grandes dificultades hasta el Aspin, el primer puerto de primera de la presente edición, con la cima a 7 kilómetros de la inédita meta del Lago de Payolle. Un primer examen, en teoría, para los favoritos, que quedó en un simple aperitivo que recordarán por el episodio del arco, no por la batalla en la carretera.

La fuga del día fue multitudinaria. Nada menos que 29 corredores en una expedición que también incluía al maillot amarillo Van Avermaet y al italiano Vincenzo Nibali. La presencia del "Tiburón" incomodó al Sky y Movistar, que no se fiaban del siciliano a pesar de estar alejado en la general en 14 minutos.

Ambos equipos asumieron el gasto de la caza poniendo al frente a sus respectivas locomotoras. La ventaja del numeroso grupo fue cayendo hasta los 4 minutos, momento en que Cummings salió del grupo con Dani Navarro, Duchesne (Direct) y Breschel (Cannondale). Con Nibali bajo control el grupo de favoritos subió a ritmo los 12 kilómetros del Aspin (1a). Como si de un pacto se tratara, nadie atacó. Fuerzas que quedaron para la próxima cita.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine