Las obras de Balaídos hacen peligrar el Memorial Quinocho

El club negociaba la presencia del campeón de una liga europea

08.07.2016 | 02:25
Los jugadores del Celta posan con el último Trofeo Quinocho tras derrotar al Genoa. // Marta G. Brea

La celebración del Memorial Quinocho, el torneo que tradicionalmente sirve de presentación al Celta ante su afición, está en peligro por culpa de las obras de remodelación del estadio de Balaídos.

El retraso en los trabajos de remozado de la grada de Tribuna, a cargo del Concello, hace al Celta ser muy pesimista sobre la posibilidad de que el trofeo llegue finalmente a celebrarse. El club había fijado el próximo 13 de agosto para celebrar el encuentro de presentación de la plantilla para las temporada 2016-17 ante los aficionados pero no cree que a estas alturas vayan a estar terminados los nuevos accesos y la instalación de la megafonía, cuestiones preceptivas en la legislación para la celebración de espectáculos deportivos.

El Celta estaba estudiando la posibilidad de llevar el partido a un estadio cercano e incluso se pensó en la posibilidad de que el Memorial Quinocho se disputase en el estadio de Pasarón, pero el campo del Pontevedra cuenta con el inconveniente de su escaso aforo.

Las doce mil butacas del estadio granate son insuficientes para albergar a los socios del Celta, que superan con creces esta cifra. El equipo celeste estaba ultimando la negociación con un campeón de una Liga europea para celebrar por todo lo alto la presentación del equipo, con motivo de su regreso a la UEFA. El problema es que un rival de alta categoría incrementaría a afluencia de socios al campo y el partido no podría celebrarse a menos de que Balaídos estuviese disponible en el plazo de poco más de un mes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine