natación

La ría gana el pulso de la Batalla de Rande

La organización recogió a los nadadores a los 15 kilómetros debido a olas y corrientes, aunque les dejó llegar nadando

26.06.2016 | 07:46
Varios participantes, a su llegada. // R. Grobas

La Batalla de Rande se convirtió en épica para los 60 participantes que intentaron completar los 27 kilómetros de recorrido entre las islas Cíes y San Simón. Las malas condiciones del mar, con fuerte olas, corrientes y viento, provocaron que los organizadores decidieron nuetralizar la prueba cuando se llevaban quince kilómetros recorrido. Como gesto hacia el esfuerzo que realizaron los nadadores, todos fueron llevados a las cercanías de la isla de San Simón para cumplir con el ritual de llegar nadando. Por lo tanto no se declaró un vencedor. Es la primera vez que sucede en las cinco ediciones de la Batalla de Rande. Aitor de Luis, del comité organizador, insistió en que "lo primero es la seguridad de los deportistas. Y todos llegaron bien".

A las nueve y media de la mañana salieron de la playa de Rodas el primer grupo de nadadores. Después lo hicieron los otros. Todos ellos acompañados por sesenta embarcaciones, entre piraguas y barcos de apoyo. El primer contratiempo apareció pronto, ya que los deportistas se encontraron en su camino con un gran buque. Tuvieron que detener su marcha.

La competición continúo con cierta normalidad. Sin embargo, se acumulaba un considerable retraso según el horario previsto. Las condiciones del mar era cada vez más complicadas para la natación. El fuerte viento provocaba olas que eran casi imposible de superar. Sin embargo, la fuerza de los nadadores les pedía continuar la ruta e intentar llegar a la meta.

Los organizadores comenzaron a desarrollar el plan previsto en caso de que la prueba se suspendiera. Tomaron la decisión definitiva en el kilómetro quince. En ese punto ya se habían registrado algunos abandonos. Todos los nadadores se subieron a las embarcaciones.

Pero querían cruzar la meta en la emblemática isla de San Simón. Y los organizadores le concedieron ese deseo. Se bajaron a escasos dos kilómetros y realizaron los últimos metros que se pueden considerar como simbólicos.

La Batalla de Rande se cerró sin un vencedor, pero con los gestos de satisfacción de los que cruzaban entre las dos boyas que delimitaban la llegada. Entre los 60 participantes figuraban cinco mujeres. Todos coincidían en afirmar que la prueba era "muy dura y exigente" y confirmaron que "era imposible hacer un recorrido mayor". Se da la circunstancia de que la marea tampoco ayudó, ya que los deportistas se la encontraron en contra de su recorrido en el tramo final. Sin embargo, celebraron con gestos el poder llegar a nado a la isla.

Aitor de Luis, responsable del comité organizador, explicó que "es una prueba muy dura y exigente. Son 27 kilómetros y además se debe disputar en unas determinadas condiciones. Decidimos anularla para garantizar la seguridad de los participantes. Esa es y será también el futuro nuestra prioridad absoluta".

Los nadadores aceptaron la decisión de la organización y algunos de ellos incluso desvelaron que regresarían el próximo año. Al mismo tiempo destacaron la labor de los organizadores, pendientes en todo momento de ellos. Aitor de Luis afirmó que "no se dieron unas mínimas condiciones en el mar. Muchas olas, corriente en contra y viento. Contra esos elementos es imposible luchar en una prueba tan larga". También añadió que no se podían tener a los nadadores más de nueve horas en el agua. Los participantes llegaron a la isla de San Simón alrededor de las ocho de la tarde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine