25 de junio de 2016
25.06.2016

El fútbol británico, en vilo por el Brexit

La decisión del Reino Unido de dejar la UE puede tener consecuencias devastadoras para el balompié en las Islas - Se abre un periodo de incertidumbre sobre el futuro

25.06.2016 | 04:56
El madridista Gareth Bale, ayer con la selección de Gales. // Efe

La decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE) puede tener consecuencias devastadoras para todo el fútbol británico, desde la todopoderosa Premier League a la modesta League Two, pasando por la Primera División de Escocia. El balompié británico, además de un nutrido grupo de exfutbolistas, mostró su firme apoyo a la permanencia en el bloque, y el presidente de la Premier League, Richard Scudamore, y los 20 clubes de la categoría reina pidieron el voto para la campaña por el "Bremain", la permanencia en la UE.

Sin embargo, pese a las advertencias de economistas, políticos y expertos, el llamado "brexit", la salida del bloque, se impuso en la consulta por más de un millón de votos (17.410.472 frente a 16.141.241 -un 51,9 % frente al 48,1 %-).

Ahora, una vez lo apruebe el Parlamento, en los dos años que tendrá el Reino Unido para fijar los términos y condiciones de su salida de la UE, al balompié inglés le tocará reinventarse para verse lo menos afectado posible por esta decisión histórica.

La llamada sentencia Bossman, en la que en 1995 se aplicó el tratado de libre circulación y se abrió el mercado para los futbolistas comunitarios, cambió el fútbol en Europa y en las Islas. Desde ese momento, los equipos de todas las categorías dejaron de depender tanto del talento nacional y se abrieron a los extranjeros.

La ampliación de la Unión Europea en las últimas décadas de 15 a 28 estados miembros, unido a los acuerdos con los territorios de ultramar o con países como Suiza o Noruega han hecho que el número de futbolistas que cuentan como comunitarios y no ocupan plaza de extranjero haya aumentado considerablemente.

El caso de los jugadores extracomunitarios en el Reino Unido es diferente, puesto que necesitan un permiso de trabajo que se otorga si el futbolista ha disputado en los dos últimos años al menos el 75 % de los encuentros internacionales con su selección, que a su vez ha de estar situada entre las 70 mejores del mundo.

Alternativamente, si no cumple ese requisito, se debe demostrar que tiene una calidad excepcional.

Según diferentes estudios, el número de futbolistas comunitarios que se desempeñan en la categoría reina del fútbol inglés y que pasarán a ser extracomunitarios, por lo que tendrían que pasar por el proceso de pedir una visa de trabajo, supera con creces los cien, de los cuales sólo alrededor de cuarenta o cincuenta cumplirían los requisitos para conseguir este visado.

De acuerdo a la BBC, en total serían 332 los jugadores de la Premier League, Championship -segunda categoría- y Scottish Premiership que dejarían de cumplir los requisitos para jugar en las Islas.

"Es demasiado pronto para saber cuál será el impacto en el fútbol inglés, pero podría ser grande. Sería una pena si algunos de los grandes futbolistas europeos no pueden venir", dijo Greg Dyke, presidente de la Federación Inglesa (FA). "Siempre he dicho que es una pena que cada vez haya menos jugadores ingleses en los equipos de la Premier. Si esta medida ayuda a que el número se incremente, es perfecto, pero lo que no quiero es perder a los mejores futbolistas europeos", añadió el directivo.

Sin embargo, a corto plazo parece que la situación no será tan drástica, puesto que la FA y la Premier League intentarán buscar con el Home Office algún tipo de acuerdo bilateral similar al que tienen en la actualidad países como Noruega y Suiza para los futbolistas que juegan en la máxima categoría del fútbol inglés.

El caso de Bale

Por otra parte, el galés Gareth Bale tendrá que ocupar plaza de extranjero si continúa en la Liga española una vez sea efectiva la salida del Reino Unido de la Unión Europea.Aunque el tratado de la UE contempla el caso de la retirada de un estado y el texto concede un plazo de dos años prorrogables para pactar la separación, el resultado ha generado, además de un impacto global, muchas incertidumbres sobre sus consecuencias.

Los futbolistas de Escocia, Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte, las cuatro naciones que integran el Reino Unido, y que juegan en ligas de la UE afrontan ahora un periodo de incertidumbre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine