La "obligación" de ser primeros

España afronta el último partido del grupo ante Croacia motivada para cerrar la fase de grupos como líder y evitar el cruce de octavos ante Italia - Vicente del Bosque baraja introducir cambios en el once de la Roja

21.06.2016 | 04:52
Los jugadores de la selección española, ayer, durante el entrenamiento celebrado en el Estadio Jacques Chaban-Delmas de Burdeos. // Kai Försterling

España y Croacia, selecciones con buen paladar en su gusto futbolístico, protagonizarán hoy en Burdeos (21.00 horas, Tele 5) un pulso por la primera plaza del Grupo D, para el que Vicente del Bosque,medita retoques en determinadas posiciones, aunque en el entrenamiento de ayer el técnico español no dio ninguna pista sobre el equipo, al mezclar a los jugadores en los rondos de entrenamiento.

Con la clasificación a octavos de final firmada por España, una indeseada derrota ocho años después pondría la amenaza de Italia en el horizonte, pues la "squadra azzurra" está clasificada como primera y se cruzará con el segundo del grupo que ahora lidera España.

España vuelve a enamorar en Francia. Es por el momento la Eurocopa de Andrés Iniesta, el hombre también del gol decisivo en el Mundial de Suráfrica. El reencuentro con el fútbol de altos quilates que condujo a la Roja a la gloria. Todos son piropos alrededor de un grupo de jugadores que se han unido como en 2008, fecha que dio inicio a la época dorada del fútbol español, y han creado un ambiente que es clave del éxito. Pero el halago debilita y las voces de precaución aparecen para frenar la euforia. "Aún no hemos ganado nada", advierte Del Bosque, con mil batallas a sus espaldas y que sabe perfectamente que un buen comienzo no es garantía de nada y que hay que ir paso a paso.




Haz click para ampliar el gráfico

El estreno con buen fútbol pero corto resultado ante la República Checa (1-0) dio paso a una exhibición de la Roja ante Turquía (3-0). Ese nivel de juego no se le recordaba a los hombres de Del Bosque desde la final de la Eurocopa 2012 y el baño a Italia en Kiev, con una paliza histórica, como nunca se había dado en una final de un campeonato de Europa. Los grandes jugadores se crecen en las grandes citas. España fulminó cualquier debate que se pudiese crear. Hasta la falta de gol en fases finales y las dudas sobre el juego del 9. Doblete de Álvaro Morata y magia del céltico Nolito. Fernando Torres y David Villa ya tienen herederos, y no sólo por los goles sino por el estilo de juego.

Con el pase a octavos sellado, cobra más importancia de la que al inicio se pensaba concluir primero de grupo. Italia ya lo es matemáticamente del suyo, podrá rotar en la tercera jornada y llegar más fresca a octavos. Su defensa en inexpugnable. Es el cruce que le espera al segundo. A España, si pierde, o a Croacia, si no gana. Ambas selecciones quieren evitarlo. Esto empuja a Del Bosque a hacer retoques, pero no rotaciones masivas.

Le gustaría al seleccionador español poder hacer lo de Luis Aragonés en 2008 ante Grecia en el tercer partido del grupo. Jugaron todos los suplentes. Cada jugador se hizo partícipe del éxito. La gran diferencia es que aquel día estaba sellada no solo la clasificación, sino también el liderato. Por eso Del Bosque medita bien cada cambio tras repetir por primera vez un equipo titular en una fase final porque está en juego no sólo el partido de hoy sino el futuro más inmediato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine