Nueva Inglaterra, con los vicios de siempre

El renovado equipo de Hodgson regala un empate ante Rusia en el descuento

12.06.2016 | 03:46
Hart protesta mientras los rusos celebran el gol del empate en el descuento. // Efe

De repente, la indolente Rusia tuvo un ataque de furia. Acusados tantas veces de trasladar al campo su frialdad, los jugadores rusos empataron casi sobre la hora y provocaron el tradicional "gatillazo" inglés, famoso por estrellarse en su estreno en los grandes torneos. Un central de toda la vida, Berezutski, arrolló al pequeño Rose en un salto desesperado y consiguió conectar un cabezazo bombeado, que superó al despistado Hart. El empate ahogó la fiesta inglesa. Un palo para los "pros", con un ramillete de prometedores futbolistas, pero todavía sin el cuajo necesario para transformar sus intenciones en resultados.

Inglaterra se ha presentado en la Eurocopa con un arsenal ofensivo muy estimable y la intención de dar una vuelta a su modelo tradicional. El ideólogo de este plan es Pocchetino que ha colocado a medio Tottenham en el once inicial. Roy Hodgson se ha inventado un 4-1-4-1 para poner a la espalda de Kane, su "9" por delante de Vardy, a cuatro estiletes. Lallana, Alli, Rooney y Sterling combinan calidad y atrevimiento con cierta dejadez para el trabajo defensivo. Por eso resulta tan importante la presencia de un escudero como Dier. El mediocentro del Tottenham dio equilibrio a Inglaterra y, en vista de que sus ilustres compañeros no eran capaces de superar a un inspirado Akinfeev, tomó la responsabilidad de abrir el marcador con un lanzamiento de falta.

Dier fue el jugador del partido, aunque el último plano se lo reservó Bererzutski con su salto, tan poderoso como preciso para darle al balón la trayectoria adecuada. El empate parece un guiño hacia el destino de sus selecciones que, históricamente, prometen mucho para no conseguir nada. Inglaterra tiene muchas y buenas individualides, pero le falta un hervor. Slutsky ha conseguido formar un blo que interesante, al que le vendría bien un jugador, tipo Dzagoev, que marcase las diferencias.

Inglaterra empezó bien, con vigor y asaltando el área rusa con cuatro y hasta cinco jugadores. Con dos laterales muy ofensivos, sobre todo Walker, Lallana, Alli y Sterling sorprendían con llegadas que incomodaban a los centrales. Pero Akinfeev ni se inmutó, resolviendo con la serenidad de un veterano que ya ha visto de todo. El guardameta ruso vivió mucho más tranquilo en el segundo tiempo, cuando sus compañeros dieron la vuelta a la tortilla y, al menos durante veinte minutos, obligaron a Inglaterra a replegarse. Los focos apuntaron entonces a Hart, que tuvo que protegerse incluso del fuego amigo, como un cabezazo inesperado de Dier.

El partido tenía mala pinta para Inglaterra, que se pasó mucho tiempo corriendo detrás del balón. Hasta que, en el minuto 70, Rose rompió por su banda y metió un centro que llegó en las condiciones ideales para Rooney. El capitán remató bien, fuerte y abajo, pero Akinfeev sacó una mano espectacular y palmeó el balón al larguero. Poco después llegó la falta en la frontal y el lanzamiento Dier, fuerte pero mucho más parable que la anterior. A falta de un cuarto de hora, Hodgson creyó que sustituyendo a Rooney y el desafortunado Sterling por dos centrocampistas cerraba el partido. Su colega ruso maniobró en sentido contrario. Se la jugó y recibió el premio con ese gol inesperado que demuestra que la Eurocopa más multitudinaria de la historia también puede ser la más igualada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine