La esperanza en el trabajo del fútbol base

09.06.2016 | 02:42
Xherdan Shaquiri. // Reuters

La Eurocopa de Francia se presenta como una oportunidad única para que Suiza luzca el gran trabajo realizado con el fútbol de base en los últimos años. Y es que en el combinado helvético al fin coinciden, en su madurez futbolística, dos generaciones consecutivas muy interesantes: la que conquistó el Mundial sub-17 en 2009, y la que fue finalista ante España en el Europeo sub-21 del 2011.

Y es que hasta el momento todo ha sido más ruido que nueces. Con un papel discreto en la Eurocopa donde fueron anfitriones junto a Austria (2008) y su ausencia en el mismo torneo cuatro años después, solo el último Mundial de Brasil puede dar esperanzas. En aquella ocasión Suiza pasó la fase de grupos y puso en aprietos a Argentina en octavos, cediendo en la prórroga. Por todo ello el panorama es impredecible. Llegan como tapados, esperando que al fin sus principales jugadores exploten en conjunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine