Abalde: "Se va un ser humano irrepetible"

09.06.2016 | 02:41

"Sobre Quino podría estar hablando un día entero. Destacaría por encima de todas las cosas que tenía un corazón que no le cabía en el pecho y era muy amigo de sus amigos. Se va un ser humano irrepetible", indica con la voz entrecortada el exjugador Alberto Abalde.

Prueba de lo admirado y querido que era Quino Salvo dentro y fuera de las canchas es, para Alberto Abalde, que "pocas personas del baloncesto han recibido los homenajes y muestras de cariño que él ha recibido" en los últimos meses (como en Valladolid, A Coruña o Marín).

"Los amigos de Vigo estuvimos a su lado hasta el último momento", revela Abalde, compañero de generación de Salvo. "Empezamos a jugar en Vigo, él en Salesianos y yo en el Bosco. Nunca llegamos a coincidir en el mismo equipo, pero sí que llegamos a enfrentarnos en alguna ocasión. Nuestros caminos se separaron pero siempre mantuvimos muy buena relación", añade.

Como jugador, Abalde lo califica como "un todoterreno". "A nivel técnico era uno de los mejores defensores, lo ponía todo en la pista", añade. Como entrenador, destacaba por encima de todo "su carisma". "Era capaz de imprimir a sus jugadores su carácter. Se los ganaba con su entrega. Lo más difícil para un técnico es imprimir motivación a su plantilla y él era capaz de conseguirlo por su gran personalidad", dice con admiración.

"Era una persona muy querida. Falleció a las tres de la madrugada y a las siete de la mañana ya estaba en todos los medios digitales y en las redes sociales", dice Abalde como un dato significativo de lo mucho que era admirado. "Lo mejor es quedarse con los buenos momentos. Siempre tuvo una sonrisa en la cara, hasta en los peores momentos, porque él pensaba, a pesar de lo que le estaba pasando, que era capaz de superar cualquier cosa", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine