JUEGOS PARALÍMPICOS RÍO 2016

Un sueño en la cuerda floja

El atropello del medallista olímpico José Antonio Escuredo, guía de José Enrique Porto, complica la presencia del ponteareano en los Juegos Paralímpicos del Río

24.05.2016 | 12:37
José Enrique Porto (drcha.), junto a Escuredo, durante un entrenamiento juntos.

El pasado 13 de este mes el ciclista olímpico José Antonio Escuredo denunció que había sido atropellado por un taxista de forma deliberada cuando regresaba de un entrenamiento. El taxista fue detenido y está en libertad con cargos y Escuredo se recupera en casa de la rotura de varias costillas y la escápula, además de la perforación de un pulmón. La víctima colateral de este suceso es el paralímpico ponteareano José Enrique Porto, ya que Escuredo es su nuevo guía en el tándem con el que pretendían luchar por su clasificación para los Juegos de Río.

La clasificación del ponteareano José Enrique Porto para los Juegos Paralímpicos de Río en la modalidad de ciclismo en pista se complica. El accidente sufrido por su guía en el tándem, el olímpico José Antonio Escuredo (medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004), lo complica todo. Porto siente ahora una mezcla de decepción por la oportunidad que está a punto de perder y de enfado con el taxista temerario que se llevó por delante a su compañero de equipo.

"La verdad es que ha sido un jarro de agua fría porque sin él no puedo competir", dice Porto, actualmente afincado en Madrid. "Nuestra ilusión y objetivo, después del buen Mundial que hicimos en marzo (donde fueron cuartos y sextos), era el de estar luchando por las medallas en los Paralímpicos de Río, pero este desafortunado accidente lo cambia todo", dice el ponteareano, con una deficiencia visual. Porto sostiene que el atropello fue intencionado. "El taxista era un suicida. Después de recriminarle Escuredo que le había pasado muy cerca y que casi le tocara con el espejo, este señor aceleró su coche y se lo llevó por delante. Hay una serie de gentuza por la carretera increíble, y en este caso es peor porque se trata de un profesional del volante", indica.

Porto es consciente del peligro al que se enfrentan diariamente cuando salen a la carretera a entrenar. Él mismo sufrió un accidente el año pasado. "Lo mío fue diferente, una chica se despistó y me llevó por delante en una rotonda, pero se paró. Son fatalidades, un accidente desafortunado, mala suerte. Pero esto ha sido adrede, algo propio de un asesino, no puede tener otro nombre", dice enfadado.

Mientras la justicia hace su trabajo, ya que el taxista fue detenido y puesto en libertad con cargos por los delitos de conducción temeraria, daños y lesiones agravadas, los ciclistas están pendientes de la evolución de las lesiones de Escuredo. Sufre "la rotura de varias costillas y la escápula, además de la perforación de un pulmón". Del tiempo de recuperación de sus lesiones depende la presencia de Porto en Río. "Estamos esperando a ver cómo evoluciona. Está haciéndose pruebas, a ver si esta semana empieza a moverse un poco más. Sobre todo estamos pendientes de los ligamentos, de si están dañados o no dependerán nuestras opciones de ir a Río", dice con esperanzas.

Pero lo cierto es que el camino hacia Río se llena de obstáculos. Por lo pronto, es ya casi imposible su presencia en los exámenes que el seleccionador había previsto para el mes de junio. "Traíamos ya una buena trayectoria, pero como hay muy pocas pruebas en pista, el seleccionador había previsto tests ahora en junio importantes", indica el ciclista. Porto y Escuredo llevaban apenas unos meses como equipo. De hecho, en el Mundial, disputado en marzo, era la primera vez que competían juntos. "Yo antes competía con José Antonio Villanueva (con el que ganó una plata y un bronce en los Juegos de Londres) y Escuredo era mi entrenador, tarea que compaginaba con la de seleccionador de Venezuela", explica Porto. "Debido a la falta de motivación de mi guía anterior (José Antonio Villanueva), que iba a ser padre, decidí hablar con Escuredo porque era la única persona que me podía dar garantías de estar luchando por una medalla en unos Juegos. En mis pruebas todos los guías han sido olímpicos, grandes especialistas", dice ante la imposibilidad de cambiar de guía a estas alturas. "En el Mundial hicimos cuartos y sextos y la trayectoria era para estar en las medallas en Río. Es una pérdida enorme, de estar en los Juegos dependen las becas, las ayudas, todo...", se lamenta.

"Es una pena que cuatro años de sacrificio, esfuerzo, trabajo y dinero invertido terminen así, pero la esperanza es lo último que se pierde. Veremos en una o dos semanas cómo evoluciona y entonces tomaremos alguna decisión", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine