motociclismo - Gran Premio de italia

Jorge Lorenzo, sobre la línea

El piloto balear supera a Márquez por 19 milésimas tras una última vuelta mayúscula

23.05.2016 | 03:57
Jorge Lorenzo supera a Marc Márquez en la línea de meta. // Ettore Ferrari

Mugello, escenario del Gran Premio de Italia, se tiñe todos los años de amarillo y rojo. Del amarillo mayoritario de los seguidores de Valentino Rossi y del rojo minoritario -sólo en una de sus gradas- de los empleados de Ducati, que tiene aquí su circuito de pruebas. Pero quien en Mugello se desenvuelve como en el salón de su casa es Jorge Lorenzo. No hay esquina que no conozca, curva que se le resista ni recta que se le atragante. Ayer hizo el balear una nueva muesca en la leyenda tras firmar una última vuelta mayúscula y una batalla épica con Marc Márquez, al que superaba al sprint sobre la mismísima línea de meta por ¡19 milésimas de segundo! Era su sexta victoria en Mugello, la quinta en la categoría reina y la tercera de seis carreras esta temporada para aumentar su ventaja al frente de la general sobre el de Cervera y de un Rossi que sumaba un nuevo cero tras verse traicionado por el motor de su Yamaha tras una carrera que puede resumirse en tres actos.

acto 1. Rossi (Yamaha), Viñales (Suzuki) y Iannone (Ducati) ocupaban la primera línea de la parrilla de salida; Márquez (Honda), Lorenzo (Yamaha) y Aleix Espargaró (Suzuki), la segunda. En los ocho últimos años el "poleman" había ganado la carrera de Mugello. Pero las estadísticas están para ser contadas... Y para que salten en pedazos. Lorenzo se puso a ello ya en el mismo momento en que se apagó el semáforo y el liderato a Rossi le duró apenas cincuenta metros. El mallorquín realizó una de sus habituales salidas mágicas y a final de recta ya mandaba con autoridad. Intentó el italiano superarlo apurando la primera frenada. No lo conseguía, pero con el empuje inicial ambos lograban abrir un pequeño hueco sobre Márquez, que en la segunda vuelta ya se había colocado tercero por delante de las Ducati de Dovizioso y Iannone.

acto 2. La batalla estaba servida entre Lorenzo, que por la mañana en el "warm up" había roto el motor de su Yamaha, y Rossi, quien tras el primer intento fallido de adelantar al vigente campeón optó por quedarse a su rebufo dejando que fuera el balear quien llevara el peso de la prueba. No conseguían abrir un hueco claro sobre Márquez, que ya rodaba tercero en solitario, pero tampoco el de Honda parecía que pudiera importunarlos. Hasta que en el noveno giro de una carrera programada a 23 saltaba la bomba. El motor de la Yamaha de Rossi también rompía y el humo blanco se extendía envolviendo las antes rugientes gradas de Mugello de un silencio sepulcral.

acto 3. Del abandono de Rossi y de la relajación de Lorenzo tras ver a su compañero fuera de carrera no tardó en sacar tajada Márquez, que se situaba a su rebufo mientras Iannone marcaba con su Ducati un estratosférico 354,9 km/h de velocidad punta en la larguísima recta de Mugello. El de Cervera se tomó un respiro y pasó unas cuantas vueltas estudiando las trazadas de su rival, sin "meter rueda", hasta que a cuatro vueltas del final se desatan las hostilidades y el de Honda lanza su primer ataque. Le supera en la frenada pero se pasa en la curva. El segundo en la siguiente y el mismo resultado. Hasta que llegan a la última vuelta, la gran traca final. Pasadas y repasadas, tocándose con los codos y amagando en cada inclinada con irse por los suelos; poniendo uno y otro el corazón en la garganta de sus mecánicos. De la última curva sale primero Márquez pero el rebufo en la larga recta termina por dictar sentencia. Lorenzo, con un golpe de riñones al más puro estilo de un sprinter, lanza su Yamaha sobre la línea para hacerse con la victoria por 19 milésimas.

Por detrás, Pedrosa no podía con Iannone, tercero; Dovizioso su autoeliminaba una vez más y Maverick Viñales debía conformarse con la sexta plaza tras haber arruinado todas sus opciones en una mala salida.

corolario. Jorge Lorenzo quiere despedirse a lo grande de Yamaha, con un cuarto título antes de dar el salto a Ducati. En Le Mans, hace quince días, cogía el liderato con su segunda victoria de la temporada y en Mugello lo ratificaba ayer con la tercera. De momento su ventaja es mínima sobre Marc Márquez y su Honda (diez puntos) pero ambos ya han logrado abrir hueco respecto a Rossi, al que el balear aventaja en 37 puntos y en 27 el catalán. Así llegarán el 5 de junio a la séptima cita de la temporada, en el circuito barcelonés de Montmeló. Más madera.




Haz click para ampliar el gráfico

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine