Título de un despiece de Deportes 2 col cp24

14.05.2016 | 06:06

Carlos Mouriño cumple este miércoles diez años como presidente del Celta. Alcanza esta cifra como soñó durante años y tanto ha recordado en los últimos días, completando la resurrección deportiva del club. El equipo celeste disputará la Liga Europa, competición heredera de esa Copa de la UEFA para la que se había clasificado cuando Mouriño accedió al cargo. En este caso el éxito deportivo se sustenta sobre una extraordinaria salud institucional. El Celta ha saneado sus cuentas, enriquece su patrimonio con la nueva sede y ambiciona nuevas fronteras. Mouriño, que tan próximo vivió el abismo, puede suspirar aliviado. Aguantó el tipo, corrigió el rumbo y se ha convertido hoy en una de las figuras más prestigiosas de la sociedad viguesa y gallega. El único ante quien el alcalde, Abel Caballero, frena su vehemencia en los pulsos públicos. Alguien a quien el presidente del Deportivo, Tino Fernández, reconoce como modelo.

Pocos presidentes pueden presumir de tener cántico propio ("solo hay un Mouriño y no es portugués"). A pocos la afición les despliega una gran pancarta en agradecimiento, como sucedió ante el Málaga. Un gesto que humedeció los ojos del presidente. Posiblemente recordó el sufrimiento de los malos tiempos. Jamás, al menos en público, ha reprochado los muchos silbidos que recibió al comienzo de su mandato. Todavía recientemente, en la imposición de insignias a los abonados veteranos, reconocía la justicia de aquellas críticas. El fútbol le ha exigido a Mouriño un doloroso aprendizaje.

Le costó ajustar a las peculiaridades del fútbol la fórmula que le había permitido triunfar como empresario en México. Entró en el consejo de administración del Celta en 2003, de la mano de Alfredo Rodríguez Millares, pero apenas tuvo protagonismo como directivo. Horacio Gómez manejaba el club junto a sus asesores más próximos (Sabino López, Félix Carnero, el propio Alfredo), sin repartir juego. Y tampoco a Mouriño le apetecía hacerse notar sobre el escenario.

El relevo surgió al comienzo como un rumor en cenáculos privados, un comentario de alta sociedad que acabó sustanciándose en ese mes de mayo de 2006. Horacio Gómez había superado la angustia del descenso, aunque la magnitud del riesgo no trascendiese. La clasificación para la UEFA y la oferta de Carlos Mouriño se alineaban para permitirle una buena salida, que se escenificó con aparente cordialidad. Tal vez, si acaso, con una cierta frialdad, que apenas unos pocos hubieran sabido interpretar en ese instante.

Mouriño destapó enseguida el plan que había ido perfilando en su mente durante sus tres años en el club. A lo largo de la campaña iría desarticulando la estructura que Horacio Gómez había creado. En la poda cayeron Sabino López, Alfredo Rodríguez, Javier Maté, Ramón Carnero, Covelo, Félix Carnero... La escabechina se hizo especialmente intensa en el verano de 2007, tras el descenso. El club quedó privado de experiencia futbolística y las urgencias de Segunda retrasarían la estabilización del proyecto que Carlos Mouriño deseaba.

La crisis descubrió las desavenencias entre Mouriño y Horacio, al que acusó de haberle vendido una "manzana podrida" al revelar que la deuda ascendía a 84 millones. El sector horacista indica que una veintena de ellos corresponden ya a Mouriño. Fueron tiempos de controversia, de división de la afición entre partidarios de uno y otro, del juzgado como la cancha principal. La entrada en concurso en junio de 2008 y el partido contra el Alavés en junio de 2009 se convierten en la gran encrucijada. El Celta se debate entre la vida y la muerte. De esa experiencia fronteriza proceden las mieles actuales.

Mouriño saca adelante el concurso. Al plan de viabilidad le acompaña una mejor política deportiva. Desde ese instante tan próximo a la desaparición el Celta no ha dejado de crecer en todos los ámbitos. El equipo lleva siete temporadas consecutivas mejorando su clasificación, lo que lo ha conducido de Segunda a la Liga Europa. Está a punto de dejar a cero la deuda concursal -faltarán por finiquitar los préstamos que Mouriño realizó a la entidad para sobrevivir-. Dejará su lujosa pero poco práctica sede en alquiler por una en propiedad que multiplicará su actividad. A Madroa se ha convertido en un vivero de referencia en el fútbol español. El club ha participado en la financiación del nuevo estadio y anhela construir una ciudad deportiva, aunque estas actuaciones no están en su mano. Con su rendimiento se ha garantizado un suculento contrato televisivo en el próximo lustro. El fútbol le muestra hoy a Mouriño su cara más sonriente. Y aunque él sabe que mucho depende del balón, que es lógico y a la vez caprichoso, el mandato de Mouriño tiene raíces profundas.

Es la biología lo único que puede inquietar al celtismo al respecto. Carlos Mouriño ha cumplido 73 años. En esta década ha experimentado el desgarro de las muertes de su hijo Juan Camilo y su nieto Carlos Daniel. Tragedias que lo han aproximado a la intimidad de cada aficionado al humanizar un mundo tan superficial a veces como el fútbol. Su hija, Marián, que trabajó en el Celta al comienzo y parecía destinada a gestionar el club cuando su padre se retirase, ha vuelto a residir a México. Mouriño viene y va,cruzando el Atlántico. La maquinaria funciona en su ausencia. El consejo de administración, reducido a un grupo muy próximo (lejos queda aquel desembarco masivo de Raúl López, Jesús García, Ángel Piñeiro, Julio César Silveira...), posee funciones más representativas que prácticas. Son los ejecutivos, controlados por el director general, Antonio Chaves, los que aplican con firmeza las consignas presidenciales. Antes o después, el clan familiar tendrá que decidir si vende la entidad, por la que han recibido ya numerosas ofertas, o por qué modelo de gestión optan en caso de conservarla. No es una disyuntiva que al celtismo le apetezca experimentar. "Mouriño, quédate", le cantaron los peñistas reunidos en el Deza simplemente porque éste habló en su discurso de cuando ya no estuviese.

Sea como fuere, Manuel Carlos Mouriño Atanes está a un solo año de empatar con Horacio Gómez como presidente de mandato más duradero y su legado resulta a día de hoy brillante, pese a su desastroso inicio o quizás más meritorio todavía precisamente por ello. Mouriño cayó, le pesó lo propio y lo ajeno, y ha sabido levantarse. Él, que empezó hablando de títulos en su toma de posesión, dominado por la efervescencia, habla hoy de estabilidad, cantera, patrimonio, rigor. Guarda las cicatrices y por eso contempla los triunfos profesionales con un tono irónico en su mirada. Le conmueven más los partidos de las categorías inferiores que cada fin de semana acude a contemplar en A Madroa. Esos chiquillos ueñan con marcar el gol más glorioso, como le sucedía a sus compañeros de Salesianos en los años cincuentan. En el recreo, mientras los demás alumnos se afanaban tras la pelota, Mouriño jugaba en su imaginación a presidir el Celta. Aquel pequeño Carlos, si se viese a sí mismo hoy, asentiría satisfecho.

---> PASA A la PÁGINA SIGUIENTE

Texto de prueba texto de prueba prueba de texto Tba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba afsdftexto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto d sdfsde pruefsdaba textTexto de prueba texto de prueba prueba de texto Tba texto de prueba texto ºde prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba afsdftexto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto d sdfsde pruefsdaba textTexto de prueba texto de prueba prueba de texto Tba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba afsdftexto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto d sdfsde pruefsdaba textTexto de prueba texto de prueba prueba de texto Tba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba afsdftexto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto d sdfsde pruefsdaba textTexto de prueba texto de prueba prueba de texto Tba texto de prueba texto ºde prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba afsdftexto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto d sdfsde pruefsdaba textTexto de prueba texto de prueba prueba de texto Tba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba afsdftexto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto de prueba texto d sdfsde pruefsdaba text

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine