tenis

Un centenario con alegría de niño

El balear gana a un bravo Monfils y suma ya cien victorias en torneos, nueve de ellas en Montecarlo

18.04.2016 | 01:45
Nadal cae de rodillas tras ganar el último punto a Monfils. // Sebastien Nogier

Ganar por novena vez el torneo de Montecarlo emocionó a Rafael Nadal como si fuera la primera vez, y el campeón español estalló de alegría, y de rodillas celebró en la pista central de Country Club su victoria ante el francés Gael Monfils, por 7-5, 5-7 y 6-0.

Hincado, doblado, en el fondo de la pista tras conectar un formidable paralelo de derecha con el que acabó con la resistencia de un Monfils desaborlado y derrotado físicamente, gritando de alegría, comenzó Nadal a festejar su victoria en la final número cien de su carrera.

Después de caer este año en la de Doha, perder en las semifinales de Buenos Aires, Río de Janeiro e Indian Wells, Nadal logró el título 68 de su historial, en dos horas y 46 minutos, para volver a triunfar en un Masters 1000 después de dos años (Madrid 2014).

"Hemos trabajado mucho para vivir momentos así", dijo el manacorí luego en la entrega de premios, recordando cuánta sequía ha tenido que vivir a la sombra del serbio Novak Djokovic, y cuanta amargura tras dejar pasar la pasada temporada sin ganar un Grande ni un Master 1.000.

El título de Montecarlo supone igualar precisamente los 28 Masters 1.000 de Novak, derrotado a las primeras de cambio por el checo Jiri Vesely, y situarse a uno del récord del argentino Guillermo Vilas en cuanto a torneos ganados sobre tierra batida (49).

Un beso emocionado a su novia Xisca Perelló rubricó el triunfo de Nadal, pero antes el zurdo de Manacor tuvo que agotar a Monfils, el primer francés que disputaba la final de Montecarlo cuando Cedric Pioline lo ganó en 2000. El tenista de París ofreció la resistencia más dura de todos los encuentros anteriores disputados sobre tierra contra el español, y hubo momentos en los que creyó en la victoria.

Nunca había sido capaz de ganarle un set a Nadal sobre tierra (4-0, y 8-0 en sets), y este domingo se hizo con el segundo de la final, gracias a que supo darse cuenta de que jugar de tú a tú al considerado mejor jugador en la historia sobre tierra batida era un suicidio y decidió cambiar ritmos, amartillar con su saque y bombardear con su prodigiosa derecha la defensa del español.

Hubo momentos que el francés se tambaleó y parecía no poder tenerse en pié. Pero tocado por un afán de superación casi mágico, Gael resistió como pudo para ganar el segundo parcial y plantear luego la duda. Algo que se desvaneció casi de inmediato, tras regresar Nadal de los vestuarios, y no bajar el pie del acelerador en el tercer parcial.

"Ha sido una semana increíble y quiero felicitar a Rafa porque has estado increíble", reconoció Monfils después, abatido, porque nunca estuvo tan cerca.

Ya con nueve títulos en Montecarlo y en Roland Garros, Nadal encara esta semana que comienza Barcelona, donde ha triunfado ocho veces, y donde cayó el pasado año en octavos contra el italiano Fabio Fognini. Sigue después Madrid, de donde salió derrotado ante Andy Murray en la final, y Roma, donde cedió ante Stan Wawrinka en cuartos y Roland Garros, final de la temporada de tierra, donde Djokovic le apeó también en cuartos.

"No estoy enterrado aún", parece ser el mensaje que Rafael Nadal ha enviado a los cuatro vientos. Las próximas citas responderán si todavía está en condiciones de pelear por un nuevo grande.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine