O Noso Derbi | Así llegan Celta y Deportivo al clásico gallego

El equipo que dirige Eduardo "Toto" Berizzo no conoce la derrota en Balaídos en lo que va de segunda vuelta. Busca un tramo final de temporada perfecto para soñar incluso con la cuarta plaza que ocupa el Villarreal. Los de Víctor, por su parte, llegan después de conseguir su primer triunfo de 2016 tras ganar al Levante la pasada jornada en Riazor

02.04.2016 | 14:43

Un largo y duro camino ha llevado esta temporada al Celta y al Deportivo hasta este sexagésimo sexto derbi gallego en Primera. Ambos equipos, que arrancaron allá por el mes de agosto su andadura compartiendo el objetivo de lograr la permanencia, han llegado casi al final del trayecto con metas muy distintas pero con los deberes prácticamente realizados. El Celta no se ha conformado con una salvación tranquila y quiere más. El cuadro vigués está siendo la revelación del campeonato y por mérito propio se ha colado en la quinta posición. El Dépor, por su parte, también ha superado sus expectativas iniciales y está a paso y medio de certificar matemáticamente su presencia en la próxima edición de la Liga.

Trayectoria de Celta (negro) y Deportivo (rosa) en lo que va de temporada

Pero no han sido pocas las cosas que han pasado desde que los dos contendientes se vieron las caras en el encuentro de ida el pasado mes de noviembre. Por aquel entonces, los de Eduardo Berizzo y los de Víctor Sánchez del Amo vivían tiempos verdaderamente felices. Los celestes, que se habían dado el lujo de haber ostentado el coliderato de Primera durante cuatro jornadas, visitaban Riazor sin todavía saber lo que era estar fuera de puestos de Liga de Campeones. Los blanquiazules, por su parte, habían anidado en zona europea después de un gran arranque. Tras el derbi en A Coruña con victoria local (2-0), ambas escuadras gallegas mantuvieron el ritmo durante algunos partidos. Pero con la entrada en el invierno y en el nuevo año llegaron los altibajos en el Celta y la crisis en el Dépor.

A los vigueses se les juntó todo: la lesión de Nolito, la marcha de Augusto y el esfuerzo por la Copa del Rey. El atacante gaditano, que se lesionó en la décimo quinta jornada contra el Espanyol, estuvo ausente nueve encuentros ligueros. Augusto, el excapitán, abandonó el barco en enero para jugar en el Atlético de Madrid, dejando huérfana la medular hasta el fichaje y posterior recuperación de Marcelo Díaz, que llegó a Vigo con molestias físicas. Por otro lado, la Copa del Rey fue un grato sacrificio. Los olívicos, que habían superado sin problemas al Almería y al Cádiz, afrontaron dos épicas eliminatorias ante el Atlético en cuartos y el Sevilla en semifinales. Berizzo quemó todas las naves por el torneo del KO, reservando a sus futbolistas titulares para esos compromisos y desatendiendo, en cierta medida, los de Liga. El Celta perdió ante el Rayo y Las Palmas, empató contra el Sevilla y fue goleado por el Barcelona. El Celta cayó a la octava posición. Pero tras la eliminación copera, la adaptación del 'Chelo' y el regreso de Nolito, los celestes recuperaron el pulso a la Liga y han remontado hasta la quinta posición gracias a la consecución de trece de los últimos dieciocho puntos en juego. Además, el Celta ha conseguido, con sus victorias ante el Eibar, la Real Sociedad y el Valencia, dejar en la cuneta a tres posibles rivales en la lucha por Europa.

Al Dépor, por su parte, le sentaron muy mal las uvas y entró con mal pie en el 2016. Trece jornadas consecutivas sin ganar. Solo siete puntos en catorce partidos. También lamentó la eliminación de la Copa del Rey a cargo de un equipo de Segunda División como el Mirandés en octavos de final. Los coruñeses, de ir sextos y pelear por puestos europeos, se derrumbaron hasta las décimo tercera posición, seis puntos por encima del descenso. Lucas Pérez, que desde que había comenzado la temporada salía a casi gol por partido, bajó su rendimiento y sus compañeros no fueron capaces de suplir sus goles. Durante esta nefasta racha, el propio Lucas solo hizo tres tantos, los mismos que Luis Alberto, a los que se añaden los dos aportados por Faiçal Fajr y los de Bergantiños, Riera, Borges y Cartabia, que sumaron uno cada uno. El Dépor, que había iniciado la Liga como un tiro, se había metido en problemas al sumergirse en una crisis que parecía no tener fin. Con la sombra del descenso a sus espaldas, los blanquiazules lograron romper su maleficio con 2016 la pasada jornada al derrotar al colista, el Levante, con un ajustado 2-1 gracias a un gol en propia del portero granota a cinco minutos del final. Una victoria que permite a los coruñeses respirar y dejarse la permanencia al alcance de la mano -suman 36 puntos y se han distanciado en ocho de la zona de descenso a falta de ocho partidos-.

Por lo tanto, a pesar de llegar al derbi con los deberes hechos, el Celta consiguió reponerse de sus problemas para vivir, en lo que resta de temporada, una apasionante lucha por los puestos europeos con Athletic y Sevilla. El Dépor, que ya solo aspira a conseguir una permanencia sin agobios de última hora, visitará Balaídos en este sexagésimo sexto derbi en Primera con la única motivación de derrotar a su eterno rival. En Riazor, cuando a ambos solo les separaban seis puntos, ganó el Deportivo. Queda por saber lo que pasará el sábado en Balaídos, con una distancia de doce puntos entre los dos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine