piragüismo

De la canoa a los despachos

El expalista olímpico David Cal inicia su experiencia laboral en la Universidad Católica de Murcia

20.03.2016 | 02:49
David Cal junto a los deportistas del Pinatarense (izquierda) y del Mar Menor, clubes de piragüismo patrocinados por la UCAM. // Felipe García

Dos décadas y cinco medallas olímpicas después, David Cal, la leyenda viva más grande de todos los tiempos del olimpismo español, decidió retirarse. El 27 de marzo del pasado año el cangués anunciaba su adiós entre lágrimas para iniciar una nueva vida. Hoy, la incógnita sobre su futuro se ha despejado. El otrora medallista de los Juegos de Atenas, Pekín y Londres ha encontrado su sitio dentro del Servicio de Deportes de la Universidad Católica de Murcia. Allí está viviendo la transición entre estar en la primera línea de las competiciones a ejercer una labor organizativa desde el otro lado.

David Cal exuda tranquilidad. Lo ha hecho durante toda su vida, afrontando las citas olímpicas y asumiendo tanto los éxitos como el momento -complicado, eso sí- en el que su cabeza dijo basta y decidió dar por finalizada su carrera deportiva. Y ha vuelto a hacerlo a la hora de iniciar una nueva etapa profesional dentro de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), la institución que le ha brindado la posibilidad de entrar en el mercado laboral y que en los últimos años se ha distinguido por su respaldo al deporte de élite nacional.

Mes y medio después de su marcha a Murcia, el expalista de Vilariño (O Hío) se confiesa "contento, a gusto. La gente me está tratando muy bien y estoy adaptándome a esta nueva vida". La disciplina espartana para llegar en un momento óptimo a los Juegos Olímpicos y las largas e intensas sesiones de preparación han quedado muy atrás. Entre medias ha podido disfrutar de su familia y de sus aficiones en los diez meses sabáticos que se tomó antes de decidir hacia dónde encaminar su futuro. "Tuve algunas propuestas, entre ellas de la Xunta y del Concello de Cangas, pero esta me atrajo mucho", relata.

Polifacético

Cal forma parte del Servicio de Deportes de la UCAM, como responsable de piragüismo y técnico de competiciones y, como él mismo afirma, "hago un poco de todo. Me toca estar en la organización de competiciones, tanto internas como por ejemplo en los Campeonatos de España Universitarios, en los que estamos inmersos ahora". La semana pasada, ejemplifica, "me fui a Madrid como delegado con el equipo de baloncesto a una fase interzonal". El hecho de que la propia UCAM acoja siete deportes en el Nacional Universitario incrementa la carga de trabajo. "Nos encargamos de reservar los pabellones, colocar las instalaciones, los arbitrajes o confirmar los deportistas que vienen. En el caso del atletismo hay que ver si tienen la mínima, pedir un certificado de marcas y más adelante arreglar con ellos los viajes", relata. Todo un mundo nuevo para alquien acostumbrado a estar en el otro lado y para el que estas cuestiones pasaban desapercibidas. "Nunca te imaginas el trabajo y las gestiones que hay que hacer para que un campeonato salga bien", señala. Y pone otro ejemplo. "Esta semana también estuvimos en el Ayuntamiento de Los Alcázares, donde se va a hacer el Campeonato de España de Triatlón. Allí planteamos el recorrido, las calles que hay que cortar al tráfico...", dice. En todo caso, subraya que "ahora lo que me toca es aprender, y es algo que voy haciendo cada día un poco más".

La oficina ha centrado su trabajo estas semanas, pero siempre viendo de reojo al piragüismo y a la pista. A nadie escapa que la presencia del ganador de cinco medallas olímpicas en la modalidad de C-1 debe ser un importante acicate para los dos clubes que patrocina la Universidad Católica de Murcia: la Asociación Deportiva Pinatar y la Escuela de Piragüismo Mar Menor. "Aún no he empezado con ellos. La idea es que uno o dos días a la semana pueda estar con cada uno, pero de momento no he tenido tiempo", afirma, antes de añadir que "tenemos que ver cómo cuadramos todo".

La labor del excanoísta cangués no será la de ejercer como técnico, sino la de colaborar con los entrenadores de ambos clubes, además de con un grupo de palistas del Centro de Tecnificación de Murcia. "Tengo que hablar con los preparadores para que me digan qué es lo que quieren transmitir, dónde quieren hacer hincapié con los niños para yo repetirlo. De lo que se trata es de que mi labor sirva para reforzar al entrenador. De nada serviría que yo dijese algo completamente distinto".

Ese contacto directo con las jóvenes promesas del piragüismo murciano se ha limitado a su asistencia a alguna competición. "Hubo hace un par de semanas un campeonato y me acerqué por allí", afirma. Y ya vivió su primer baño de masas. "Se acercaron unos cuantos, sacamos fotos, hicieron preguntas...", manifiesta.

De 9 a 14 y de 17 a 19.30. Ese es el horario del cinco veces medallista olímpico, "aunque algún día te quedas un poco más. Y los fines de semana siempre hay alguna competición, y aunque no está dentro del horario y nadie te obliga, está bien que vayas a ver los partidos, los campeonatos", relata. Aparte del tema laboral, Cal reconoce que no le queda mucho tiempo para hacer otras cosas. "A mediodía voy a casa a comer, porque aunque vivo a 9 kilómetros de la Universidad, en diez minutos llego por la autovía", cuenta. Ya por la noche "llego a casa y hago la cena para poder madrugar al día siguiente". Y es que una de las actividades que está intentando meter en su rutina es el gimnasio. "Empecé a ir a las 7.30. Hacía un poco de ejercicio y ya entraba a trabajar, pero entre algún desplazamiento que he tenido que hacer y demás, he roto un poco la costumbre. Pero después de Semana Santa tengo que organizarme", asegura. Se trata no solo de placer sino también de salud, señala, "porque tampoco es muy bueno después de estar entrenando tantos años a ese nivel parar en seco".

De sus compañeros solo tiene buenas palabras. "Es gente joven con muchas ganas de trabajar que me están ayudando muchísimo. Los primeros días fue un auténtico baño de información", señala. La última incorporación a ese grupo es otro histórico del deporte y del olimpismo español. Antonio Peñalver, medalla de plata en la modalidad de decatlón en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, estará colaborando hasta el mes de junio. Cal se muestra encantado de estar codo con codo con este equipo. "La verdad es que me ofrecieron cosas, pero decidí venirme aquí porque apoyan mucho el deporte y era una oportunidad interesante colaborar con ellos", señala. La apuesta realizada está respondiendo de momento a sus expectativas. "Voy a aprender mucho. No solo por todo el trabajo sino porque estás en contacto con deportistas de todo tipo, amateurs, olímpicos. Es alucinante", afirma.

El próximo paso será el de preparar las pruebas de acceso a la universidad para mayores de 25 años. "Lo estoy viendo, pero será de cara al año que viene", sentencia Cal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine