Celta - Real Sociedad | La clase de Iago Aspas inclina la balanza

Un golazo del de Moaña le da la victoria al Celta en Balaídos en un igualado partido contra la Real Sociedad - Los celestes se sacan de encima a un rival directo en la lucha por Europa

12.03.2016 | 21:58
Iago Aspas celebra el tanto del partido. // R. Grobas

El Celta reconduce la situación con una trabajada victoria ante la Real Sociedad. Los celestes matan dos pájaros de un tiro. Dejan atrás el mal trago del Bernabéu y se apean de la lucha por Europa a un rival directo. Una parte fue para cada equipo. En la primera, el Celta puso varias veces contra las cuerdas a los guipuzcoanos y encontró el gol que terminaría siendo definitivo mediante una gran acción de Iago Aspas. En la segunda, la Real puso en serios aprietos a los vigueses aumentando la intensidad de la presión. La defensa y Sergio estuvieron en su sitio para mantener la portería a cero mientras Nolito, Aspas y Beauvue salían a la contra. El marcador no se movió pese a la sucesión de remates de ambos conjuntos y el Celta, que vuelve a la quinta posición a la espera de lo que hagan el Sevilla y el Athletic, suma tres puntos importantísimos.

El cuadro vigués salda con una victoria la primera de las diez finales que le quedaban en la carrera por Europa. Quedan nueve. El equipo de Berizzo superó a una combativa Real Sociedad en un partido marcado por la madured demostrada y por esa efectividad que necesita un equipo que aspira a grandes metas. El entrenador argentino salió con los esperado, es decir, con todo. Tal y como había confirmado Sergio regresó bajo los palos; la defensa volvió a trabajar según el liderazgo de Cabral, que jugó junto a Sergi Gómez y Mallo y Jonny en los laterales. El centro del campo fue para el Chelo Diaz, Radoja y Wass y arriba el tridente con los máximos artilleros de la temporada: Nolito, Guidetti y Aspas - que con el tanto de hoy ya lleva once en Liga-. Frente a ellos, estaba la Real Sociedad de Eusebio Sacristán, que demostró desde el primer minuto que no quería dejar que el Celta llevase el partido a su terreno.

Los guipuzcoanos molestaron a los vigueses en la salida de balón con su presión adelantada. No obstante, el Celta ponía en resios aprietos al portero Gerónimo Rulli cada vez que conseguía superar la línea del centro del campo. Así llegó el gol de Aspas después de un cuarto de hora de absoluto dominio celeste. Nolito dibujo una asistencia por encima de las cabezas de los centrales hacia el moañés, que no lo tenía nada fácil para marcar. Pero el canterano se sacó de la chistera un control exquisito y un mejor remate de vaselina que superó por centímetros la punta de los guantes del guardameta donostiarra.

Los del Toto siguieron llevando la manija del partido y pudieron ampliar su ventaja en un par de jugadas por banda derecha en las que Rulli estuvo muy atento para interceptar un par de centros rasos al borde del área pequeña. Al margen de los goles que no llegaron, el Celta se sintió muy cómodo en todas las líneas. La sobriedad y la seguridad que transmitían Radoja en la medular y Cabral en la defensa permitieron a la escuadra olívica llegar al descanso sin sobresaltos.

Pero en la segunda mitad la Real Sociedad, que veía como se le escapaban sus pocas opciones de reengancharse a la lucha por meterse en Europa, intensificó la presión e inclinó el campo hacia la portería de Sergio. Eusebio aportó más mordiente al introducir a Carlos Vela por Zaldua. Los txuri urdin hicieron correr al Celta detrás del balón. Hasta Nolito y Beauvue -que entró por Guidetti- tuvieron que esmerarse en tareas defensivas. Pero a pesar de subir una marcha, la Real no consiguió empatar. Lo intentaron desde lejos, desde menos lejos y a balón parado. La defensa y Sergio supieron responder con eficacia a cada intento de los guipuzcoanos, que dispusieron de sus oportunidades más claras en las botas de Jonathas y de Illarramendi. El Celta, por su parte, tampoco permitió que los vascos se desatasen. A la sobriedad defensiva se sumó la peligrosidad celeste a la contra. En una de ellas, Wass desperdició la ocasión para sentenciar el encuentro con un disparo desde la frontal que se fue por encima del larguero.

Nueva victoria de prestigio del Celta, tan importante como las dos últimas contra el Eibar y el Getafe o el empate ante el Villarreal. Este equipo huele a Europa. Al menos, lo tiene muy cerca, al alcance de sus manos. Quedan nueve finales. Siguente parada: Mestalla.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine