natación

Nueva guerra civil en la sincronizada

La defenestrada Anna Tarrés arremete contra todo al no clasificarse España para Río

09.03.2016 | 01:41

Fernando Carpena, presidente de la Federación Española de Natación, pidió ayer "respeto" para sus entrenadoras y nadadoras de sincronizada ante los ataques verbales de Anna Tarrés y reiteró que "las entrenadoras actuales son gente muy capaz, de experiencia contrastada y de total confianza de la Federación".

"Estamos en una etapa de transición, con un esfuerzo enorme de deportistas muy jóvenes para ponerse a la altura de las circunstancias", subrayó Carpena, que no entiende cómo la ex seleccionadora Anna Tarrés parece feliz con los resultados del equipo nacional de sincronizada, que no pudo sacar su billete para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

"Tenemos que hacer análisis de lo que ha pasado en este torneo clasificatorio para los Juegos. No hay que dejar de lado que el objetivo era ir a los JJOO con las máximas garantías. Soy corresponsable de los resultados del equipo, pero en ningún caso voy a permitir que se alimente la inestabilidad de nuestro equipo de trabajo. Me opondré frontalmente a estos ataques. Una de las virtudes de la gente de verdad en el mundo del deporte es el respeto. Respeto al adversario, respeto sobre todo si es derrotado. La sincro no estará en equipo, pero sí tendremos el dúo en Río con Ona Carbonell y Gemma Mengual. Ha habido un momento donde parecía escuchando a ciertas personas que la sincro no estaría en Río 2016", dijo Carpena.

Por otra parte, el presidente de la Federación de Natación lanzó una encendida defensa de sus nadadoras. "Atreverse a decir que Ona Carbonell se ha borrado de la competición, cuando ha competido en condiciones físicas que realmente no sabemos ni como se ha podido estar en el agua con vértigos y mareos, y que la hemos tenido que llevar al hospital tras la prueba del sábado porque perdía la orientación, la verdad es que uno se muerde la lengua para no ponerse al mismo nivel".

La exseleccionadora española de natación sincronizada y actual seleccionadora de Ucrania, Anna Tarrés, apuntó que "la vanidad y el odio" hacia ella del actual equipo técnico de la Federación Española (RFEN) "se les ha vuelto en contra" con el fiasco olímpico para Río de Janeiro, al tiempo que ha lamentado que Ona Carbonell se haya "borrado" y que se lo hayan "permitido".

A estas críticas, realizadas la noche del lunes en Onda Cero, respondió ayer Carpena: "Muy a pesar suyo, Ona no pudo competir con compañeras, como parte integrante, capitana y referente de la selección. Debía estar y no fue posible. No puedo aceptar la crítica infundada contra nosotros".

"Por el equipo técnico no me da nada de pena. Por Fernando Carpena, cero pena. Ana Montero y Ester Jaumá tampoco me dan pena. No me dan pena porque han sido gente arrogante, que han menospreciado nuestro trabajo, que no han querido saber nada de nosotros y que nos han machacado públicamente. Esa vanidad y ese odio hacia nosotros ahora se les ha vuelto en contra", criticó Tarrés.

Por su parte, Ona Carbonell, nadadora y capitana del equipo español de natación sincronizada, dijo ayer que "no" se ha "borrado" de las pruebas colectivas. "Estamos aquí para construir y no para destruir. Mi objetivo para construir es estar dentro del agua y competir al máximo nivel. Yo no me he borrado, acato las indicaciones del equipo técnico, como cualquier corrección de los entrenadores", señaló en declaraciones a los medios nada más aterrizar procedente de Río de Janeiro, donde conseguió la clasificación junto a Gemma Mengual para el dúo de los Juegos Olímpicos de Río de este verano.

Mientras tanto, su compañera Gemma Mengual cargó contra las duras declaraciones de Anna Tarrés y aseguró que las críticas al actual equipo técnico español así como a Ona Carbonell y a ella misma se deben al "rencor" y a que está saboreando una venganza que le hace sacar "veneno". "Todos los comentarios que ha dicho vienen movidos por estos sentimientos de frustración, de rencor, de rabia. Me entran por un lado y me salen por el otro. Sus valores no coinciden con los míos. Me da igual lo que dice. Está saboreando la venganza. Por eso lo dice, saca veneno. Nunca dije nada suyo hasta que comenzó a meterse conmigo", señaló a los medios a su llegada al aeropuerto barcelonés de El Prat.

Además, rebajó el nivel técnico de la selección de Ucrania, a las órdenes de Tarrés. "Para mí, las coreografías que han presentado, sobre todo la del técnico, que es la que ha montado Anna Tarrés, me ha parecido muy normal y me ha decepcionado bastante", apuntó sobre el nuevo equipo de la seleccionadora catalana,que sí logró billete para Río.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine