El Celta demuestra que es un alumno aventajado en Getafe

Un gol de Nolito rompe la maldición del Coliseum en un partido poco brillante de los hombres de Berizzo

27.02.2016 | 21:18
Los jugadores del Celta, reunidos para celebrar el gol de Nolito. // EFE

El Celta ha roto el maleficio del Coliseum Alfonso Pérez después de demostrar que es un alumno aventajado de esta Liga. Los celestes han sacado hoy tres puntos de oro en una tarde poco brillante que le sirven para arrancar con el pie derecho una semana durísima en la que todavía han de verse las caras con Villarreal y Real Madrid. Triunfos como este son los que permitirán al Celta luchar por Europa hasta el final. El partido se sacó adelante con lo justo, tirando de oficio. El conjunto azulón, que con la presente acumula seis derrotas consecutivas, presionó muy intensamente la salida de balón de los vigueses y les arrebató la posesión. Sin el control de la pelota los de Berizzo sufrieron. Incapaces de crear su fútbol por culpa de la distancia entre la delantera y el centro del campo, los olívicos estuvieron muy concentrados en defensa y buscaron sus opciones a la contra. Nolito, que salió desde el banquillo, permitirá al Celta acostarse quinto a la espera de lo que haga el Sevilla gracias a su gol en la segunda mitad. El gaditano, el más listo de la clase, jugó con el fuera de juego en la salida de un córner para cabecear a la red un remate fallido de su compañero Pablo Hernández.

El cuadro celeste mostró en Getafe su lado más pragmático. El dossier de recursos del equipo de Berizzo se hizo hoy un poco más grueso gracias a una actuación sobria, sin excesos ni florituras y culminada con una jugada a balón parado. El fútbol de salón se hizo a un lado en favor del fútbol de circunstancias. El Getafe, cada día más cerca del precipicio, se dejó el alma en la primera mitad en anular la salida de balón de los vigueses. Los madrileños recuperaban la posición antes de que el Celta consiguiese hacer llegar la pelota a Orellana, Aspas, Guidetti o Bongonda. Además, la movilidad de Sarabia, Víctor Rodríguez y Wanderson entre líneas abrió grietas en la táctica de marcaje al hombre de los vigueses. El conjunto de Fran Escribá estuvo muy cerca del gol al poco del inicio del partido. Un centro de Yoda se envenenó y pegó en el larguero de la portería de Sergio. Pero el Celta supo reorganizarse en defensa y pudo mantener su portería a cero pese a la insistencia del Getafe, que tuvo en las botas de Sarabia y de Álvaro Vázquez un par de buenas oportunidades para adelantarse en el marcador.

Entre tanto, los delanteros del Celta mantenían en tensión a los azulones. Guidetti, Aspas; y en especial, Bongonda, trabajaron como un ente independiente en el frente ofensivo. El delantero moañés a punto estuvo de anotar de libre directo y el belga -justo antes del descanso- tuvo la más clara al rematar fuera desde el corazón del área pequeña un centro de Orellana. Tras el paso por vestuarios, otra vez Bongonda rondó el gol, pero Yoda despejó sobre la misma línea un remate a bote pronto del joven extremo.

El encuentro siguió por la senda marcada en los cuarenta y cinco minutos iniciales. El Getafe, a pesar de seguir marcando el ritmo del duelo, permitió al Celta abrirse un poco más. Berizzo dio entrada a Nolito por Guidetti, lo que desplazó a Bongonda a la banda derecha. Después del acercamiento más peligroso de Pablo Sarabia, Orellana ensayó un disparo desde la frontal que obligó a Guaita a lucirse para despejar la pelota por la línea de fondo. En ese saque de esquina, el chileno templó su envío al punto de penalti donde Pablo Hernández prolongó de cabeza la acción para que Nolito, que se había quedado a jugar al despiste con los centrales en la línea de fuera de juego, peinó el balón al interior de la red.

El gol finiquitó el partido. Fran Escribá movió su banquillo para situar más jugadores por delante de la pelota pero fue imposible. El Celta siguió bien pertrechado en defensa y solucionó todos los problemas que le plantearon los locales hasta el final del partido. Con estos tres puntos los vigueses alcanzan los 41, la virtual salvación matemática, justo en la misma semana en la que el presidente amplió los horizontes de la plantilla con la vista puesta en Europa. El Celta regresa a Vigo con los tres puntos en la hucha y ya piensa en el Villarreal, que visitará Balaídos el miércoles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine