Krohn-Dehli llega crecido al reencuentro con el Celta

El danés, tras un inicio irregular de temporada, se ha ganado la confianza de Emery, que lo ha devuelto a la banda izquierda

02.02.2016 | 02:31
Michael Krohn-Dehli. // Efe

Krohn-Dehli se interpone en el camino del Celta hacia la final. Futbolista capital en el crecimiento del proyecto celeste, al danés se le preveía un ovacionado regreso a Vigo en el partido liguero de la segunda vuelta. Pero serán tres las citas consecutivas entre el jugador y su exequipo, dos de ellas en Balaídos, con las emociones acentuadas por la Copa del Rey. Krohn-Dehli anticipa: "Es un partido especial para mí porque estuve tres años y muy bien en Vigo. Van a ser partidos muy difíciles, pero son buenos y la Copa es una buena oportunidad también".

El centrocampista efectúa estas declaraciones en la zona mixta del Pizjuán, tras una victoria ante el Levante más trabajada de lo que señala en apariencia el 3-1. Ha disputado los noventa minutos. Una cuota de participación habitual en los últimos tiempos, pero difícil de pronosticar en la primera fase de la campaña. Krohn-Dehli, que en noviembre estuvo un par de semanas parado por una lesión muscular, ejerció como actor secundario en la trama inicial diseñada por Unay Emery. Jugaba, pero de forma más discontinua, muchas veces como pieza de recambio, sintiéndose todavía extraño en la maquinaria fría y precisa del Sevilla, tan diferente a la cálida y carnal del Celta.

A Emery le ha costado encontrarle ubicación. Aunque avalase su fichaje, la operación obedeció más bien al gusto de Monchi. El director deportivo presume de buen olfato y rentabilidad. Conseguir a Krohn-Dehli a coste cero añadía otra muesca a su alabado historial de cazador.

Krohn-Dehli llegaba después de haber lucido como pivote defensivo con Luis Enrique y haber eclosionado como organizador total a las órdenes de Berizzo. Su perfil es muy diferente al que prefiere Emery. El técnico vasco blinda su medular con centrocampistas de choque y recorrido. Y arriba prefiere más verticalidad y menos toque. Finalmente Emery, Monchi y el propio Krohn-Dehli han podido encontrar un territorio común. El danés se ha ganado la titularidad retrocediendo a lo que había sido durante casi toda su carrera, aquello por lo que lo fichó el Celta. El nórdico vuelve a partir desde la banda izquierda. Una posición que sigue generado interés en el debate futbolístico sevillano. "Antes de llegar a España jugué mucho en la izquierda y con el Celta lo hice más en el medio, pero no pasa nada, estoy cómodo en los dos sitios", argumenta el jugador.

A Krohn-Dehli le ha acompañado el mérito de la paciencia. Ha anotado pocos goles, como era previsible siendo su gran carencia, pero ha elegido bien cuándo anotarlos: el único liguero al Barcelona, el que inició la remontada; uno de sus dos en Copa, al Betis. Mientras se definía su papel en la estructura, el danés iba acumulando experiencia y sus estadísticas resultan notables a estas alturas: 18 partidos en Liga, 11 como titular; 6 (3) en Champions; 4 (3) en Copa y la Supercopa europea. Ángel Aguado, de El Desmarque, resume su trayectoria: "Empezó regular, no tuvo protagonismo, pero ha ido entrando en el grupo y ahora mismo goza de la confianza absoluta de Emery".

En cuanto a su adaptación personal, Krohn-Dehli confesó que su hijo tardó en hacerse a la idea: "Las vacaciones han estado bien, ¿pero cuándo nos vamos a Vigo?", le preguntaba. Ese periodo pasó. Incluso le ha favorecido la peculiar meteorología de los últimos meses, más templados de lo que se estila en Sevilla. En una plantilla a veces estridente, Krohn-Dehli, introvertido y celoso de su intimidad, apenas genera comentarios.

El destino niega al celtismo la distancia que se aconseja tras las rupturas sentimentales. Tres han sido sus recientes divorcios dolorosos, por indeseados, pero cada uno de diferente desarrollo: Santi Mina fue abucheado en su regreso; Augusto se fue aplaudido y volvió al poco silbado; a Krohn-Dehli se le comprendió, se agradeció su profesionalidad y lo corearon en el adiós. Una separación dulce que la Copa pone a prueba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine