balonmano - Campeonato de Europa

España se estrella contra el muro alemán

Los "hispanos", desquiciados por el meta Wolff, pierden su cuarta final continental

01.02.2016 | 03:11
Aginagalde, desolado al final del partido, mientras los alemanes celebran el título. // Stanislaw Rozpednik

La selección española volvió a quedarse a las puertas del título continental tras perder ante Alemania en una final en la que nunca tuvo la menor opción. Los tremendos problemas ofensivos del conjunto español, que sólo pudo anotar seis goles en la primera parte, condenaron a los de Manolo Cadenas a una derrota que se une a las encajadas en la finales de 1996 ante Rusia, 1998 ante Suecia y 2006 ante Francia. España tendrá que sellar su billete olímpico en abril en un preolímpico con Eslovenia, Suecia e Irán.

Un mal menor ante la desolación del conjunto español, que tras no faltar a su cita con las semifinales en ninguna gran cita internacional con excepción de Londres 2012 soñaba con colgarse en Cracovia su primer oro continental. Final que quedará asociada en la memoria a la figura del joven cancerbero Andreas Wolff, que representó mejor que nada la impotencia ofensiva del equipo español.

Como ya es habitual en este campeonato al conjunto español le costó horrores encontrar el camino en ataque, empeñado de inicio como estuvo en tratar de superar la fornida defensa 6.0 de Alemania con lanzamientos lejanos que se estrellaron una y otra vez contra los larguísimos brazos germanos. El 4-1 obligó a pedir con urgencia un tiempo muerto a Cadenas. Pero ni las palabras ni los relevos sirvieron para dotar de claridad al juego ofensivo. España no logró romper esa dinámica con las continuas exclusiones con las que fue castigada la dureza del equipo alemán. Sólo la mejoría defensiva y las intervenciones de Sterbik evitaron el desplome definitivo (10-6).

El receso no sirvió para aclarar las ideas ofensivas del conjunto, empeñado en estrellarse con sus imprecisos lanzamientos con el guardameta Wolff (12-6). Todo lo contrario que Alemania, que encontró otra vez en el lateral Hafner, el héroe de las semifinales, el camino para superar con facilidad a una España que afrontó los últimos siete minutos de juego (21-13) sin ninguna opción. Un tiempo de celebración para un jovencísimo equipo alemán que no ha dejado de crecer desde que cayó (32-29) en la primera jornada del torneo, precisamente ante el equipo español.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine