fútbol - Segunda División B

El Celta B acusa la expulsión de Olaza

El filial vigués aguantó la primera parte a un Racing de Santander que jugó a placer

11.01.2016 | 01:51
Jugadores del Racing celebran uno de los goles de la tarde de ayer . // Andrés Fernández

El Racing arrolló al filial celeste en un encuentro condicionado por la expulsión de Olaza al filo del descanso. Los de Munitis habían sido superiores hasta ese momento, pero a partir de ahí ya no hubo color y en el tramo final del choque Dioni, por partida doble, y Coulibaly redondearon la goleada verdiblanca ante un Celta B impotente que arrojó la toalla.

Las cosas ya no empezaron bien para el equipo de Torres Gómez, ya que cuando aún no se habían cumplido cinco minutos de juego Dani Rodríguez aprovechaba un pase bombeado de Álvaro Peña para poner por delante al Racing en el marcador. Aguantó el tipo el filial celeste hasta los minutos finales de la primera parte, pero la expulsión de Olaza fue una losa demasiado pesada para cargar.

Tras el descanso el Racing destapó el tarro de las esencias de la mano de un extraordinario Dioni que amplió la renta racinguista, primero con un centro-chut que puede que llegara a tocar Goldar, y más tarde a pase de Álvaro Peña, que ayer ejerció de lanzador de sus compañeros. Coulibaly, en el tiempo añadido, puso la puntilla al Celta B después de una gran acción de Dioni en banda.

Llegaba el equipo de Torres Gómez a los Campos de Sport de El Sardinero mermado por las bajas de Paz, Jordan, Fragapane y Samu por lesión y las ausencias de Néstor y Borja, que fueron citados por Berizzo para el partido del primer equipo.

El Celta B buscaba su juego habitual de toque y posesión, pero dejaba al Racing muy libre en el centro del campo y apenas encimaba a sus dos timones, Granero y Peña, por lo que los de Munitis campaban a sus anchas en la medular y se encontraban muy cómodos. La jugada clave para el devenir del choque se produjo a falta de cinco minutos para el descanso, cuando se montó un tangana y Olaza fue castigado con la expulsión dejando al Celta B en inferioridad numérica para toda la segunda parte.

Tras el descanso el Racing ya jugó a placer. Con un hombre más sobre el campo se sintió amo y señor y supo traducirlo en el marcador.

Movió el banquillo Torres Gómez en el inicio de la segunda mitad para reconstruir el equipo tras la injusta expulsión de Olaza. Delgado entró por Peña, pero la decoración no varió un ápice. El Celta B, mediante transiciones muy largas intentaba llegar a la portería de Óscar Santiago. Pero en los mejores minutos del filial llegaba el segundo gol racinguista y a partir de ahí los de Torres Gómez se desmoronaron como un castillo de naipes. Dioni acertaba con la portería en un centro-chut que llegaba a tocar un defensor celeste y ahí murió el partido antes de que el propio Dioni volviera a ver puerta después de un espléndido pase de Álvaro Peña. Coulibaly hacía el cuarto verdiblanco ya en el añadido tras una gran acción individual de Dioni, que ayer brilló con luz propia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine