fútbol - Copa del Rey

El fútbol calienta Barcelona

Competición analiza hoy los incidentes en el túnel de vestuarios del Camp Nou

08.01.2016 | 02:25
El árbitro Martínez Munuera sujeta a Suárez, junto a Piqué, con un espanyolista en medio. // Andreu Dalmau

Barça y Espanyol vuelven a tensar sus relaciones tras disputar dos derbis en cuatro días. Hoy, Competición analiza los incidentes en el túnel de vestuarios del Camp Nou con Luis Suárez como protagonista. Mientras, el vicepresidente del Espanyol acusa a Piqué de vivir en "la provocación casi permanente".

El fútbol ha vuelto a enturbiar el ambiente deportivo en Barcelona tras los incidentes y las críticas entre los dos principales clubes de la ciudad. Barça y Espanyol han protagonizado dos intensos derbis en apenas cuatro días y aún les espera la próxima semana la vuelta de los octavos de final de la Copa de Rey, después de que los azulgranas venciesen a los blanquiazules en el Camp Nou por 4-1.

El juez único de Comité de Competición analizará hoy lo ocurrido en el Barça-Espanyol de Copa, donde fueron expulsados Hernán Pérez y Diop, además de ser protagonista Luis Suárez. Según varios analistas, Suárez y Diop podrían ser sancionados con entre uno y tres partidos, que deberían cumplir en Copa.

Juan Martínez Munuera, árbitro del encuentro, reflejó en el acta que "Luis Suárez esperó a los jugadores del Espanyol en el túnel de vestuarios y se dirigió a ellos repitiendo en varias ocasiones: "Aquí os estoy esperando, venid acá; Sos un desecho". El Barça envió ayer una carta a Competición negando que Suárez pronunciase tal frase.

Martínez Munuera subraya que estas palabras "provocaron un enfrentamiento entre jugadores de ambos clubes, debiendo intervenir el personal de seguridad allí presente, así como los cuerpos técnicos de ambos equipos". El acta refleja además que "en el minuto 75, Pape Diop fue expulsado por dirigirse a un adversario de forma reiterada en los siguientes términos:"Me cago en tu puta madre".

Diop aseguró ayer que en ningún momento hizo un llamamiento a la violencia y defendió que se tergiversaron sus declaraciones sobre que los jugadores del Barça podrían haber salido del campo en camilla. Su compañero Pau López comentó, sobre su pisotón a Messi, que "en ningún momento" va "a un terreno de juego a hacer daño".

En el Espanyol han caído muy mal las declaraciones de Piqué tras el duelo del Camp Nou en las que el futbolista del Barça criticaba a la afición perica porque el pasado sábado no llenó el estadio de Cornellà-El Prat en el derbi liguero. "Dicen que son una maravillosa minoría (es uno de los eslóganes que promociona el Espanyol), pero espero que llenen el campo porque el otro día no estaba lleno", señaló Piqué.

El vicepresidente del Espanyol, Rafael Entrena, aseguró ayer que Piqué "lleva instaurado en la provocación casi permanente, dentro y fuera del campo, y parece que se siente muy cómodo". Entrena añadió que este "señor" ha pasado "muchas líneas rojas hace tiempo". "No perderé ni un minuto en comentar su última ocurrencia", aseveró y se remitió a las declaraciones de Víctor Álvarez, en las que afirmaba que no tenía que hablar con quien falta al respeto a compañeros de profesión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine