balonmano - División de Honor Plata

El Octavio da la cara en Barcelona

El equipo vigués pierde pero compite en una de las pistas más complicadas de la categoría

13.12.2015 | 02:34
Dani Bernárdez lanza a portería durante un partido en As Travesas. // José Lores

El Octavio se revolvió en la adversidad. Perdieron en la cancha del poderoso Barcelona tras una semana de locos por culpa del atropello sufrido por Competición. Pero dieron la cara y compitieron. Óscar Silva regresó a la posición de central y el equipo lo notó con una relativa mejora, pero no fue suficiente para plantar cara a la poderosa cantera culé.

Salió con fuerza el equipo culé poniendo tierra de por medio con dos goles, pero despertó el Octavio con goles de Méndez y Angel Iglesias, pero una exclusión de Conde, que acabaría siendo descalificado por los colegiados, y un parcial local de 2-0 puso al Barcelona por delante cuando corría el minuto diez.

El propio Conde vería su segunda exclusión cinco minutos más tarde, muy severos los colegiados. El Barcelona B lo aprovecharía para endosar un parcial de cinco a cero que obligaba a pedir tiempo muerto al banquillo vigués.

Sin embargo, un gol de Germán Hermida y un conato de reacción del Academia Octavio permitía recortar diferencias (10-7). El cuadro gallego, pese a su mala situación en la tabla, estaba demostrando coraje en la pista barcelonista. A partir de ahí, la noticia para el Octavio estuvo en el regreso de Óscar Silva. El primera línea anotaba su primer tanto tras varias semanas lesionado, y ya guiaba a los suyos en el juego de ataque y tras aprovechar una doble superioridad con un parcial de 0-3 consiguieron irse al descanso con un ajustado 12-10.

Sin embargo, el Barcelona B se rehízo y recuperó una renta de cuatro goles a favor con un 16-12 en el electrónico. Después, las exclusiones a Quintas y Cerillo permitieron el acierto cómodo de Víctor Tremps, que con su cuarto tanto establecía un 19-12.

El Octavio reaccionaría con otros tres tantos consecutivos de Borja Méndez que volvían a meter de lleno al equipo en la pelea. El punto clave de inflexión en los minutos decisivos llegaría en el 22-18 a falta de siete minutos para el final. Ahí, los catalanes solicitaron un tiempo muerto y hasta el final supieron administrar sus rentas dejando sin opciones a un conjunto vigués luchador, pero que tuvo que dar su brazo a torcer ante la superioridad local. Pero no se resignaron y eso es importante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine