El Celta quiere blindar la cuarta plaza

Wass jugará en el lateral derecho y Hugo Mallo pasará al centro de la defensa

12.12.2015 | 13:51
Iago Aspas y Nolito realizan ejercicios de calentamiento durante el entrenamiento matinal celebrado ayer en A Madroa. // Ricardo Grobas

El Celta recibe al Espanyol (Balaídos, 18.15 horas, Canal + Liga) en defensa de la cuarta plaza, la que otorga el pasaporte a la Liga de Campeones, que el conjunto de Eduardo Berizzo, el Toto, se propone consolidar esta tarde con la defensa bajo mínimos. Tras cortar frente al Sporting y el Betis un bache negativo de dos jornadas con mejores resultados que fútbol, el conjunto vigués pretende encadenar ahora un segundo triunfo en casa recurriendo a su mejor versión futbolística, la que le ha permitido mantenerse hasta la fecha a rebufo de los gigantes del campeonato.

La jornada se presenta propicia para los celestes, que confían en resolver favorablemente su compromiso en Balaídos y sacar tajada de la visita del Deportivo al Camp Nou y del Real Madrid por El Madrigal. Al Celta le salen las cuentas. Si gana su partido y Barcelona y Real Madrid cumplen con los pronósticos, el conjunto de Berizzo vería incrementada a cuatro puntos su ventaja frente a los amarillos y a seis, frente los herculinos, una renta nada despreciable para encarar con cierto margen el segmento crítico de la temporada.

Claro que antes de contar con que el Barça y el Madrid sacarán adelante sus respectivos encuentros, el Celta deber resolver sus propios problemas, que no irrelevantes. Los contratiempos se concentran, una semana más, en la defensa, la línea más desguarnecida de la plantilla y la que aquejan últimamente todos los males. A las bajas por lesión de Andreu Fontás, a quien no se espera hasta bien entrado el mes de enero, y de Sergi Gómez, que cumple su segundo encuentro alejado de los terrenos de juego por culpa de una lesión muscular, se suma la ausencia de Jonny, el defensa para todo de Berizzo, que deberá cumplir sanción esta tarde ante los pericos después de su expulsión con tarjeta roja directa el pasado sábado en el Benito Villamarín.

A estas significativas ausencias en la defensa se suman en medio campo las de Nemanja Radoja, una de las alternativas con que Berizzo contaba para cubrir deficiencias en el eje de la zaga, y del gabonés Levy Madinda, baja de última hora debido a una gastroenteritis. Con este árido panorama, el preparador celeste ha echado mano de tres de los futbolistas del filial que acostumbran a entrenarse con el primer equipo: el defensa central Diego Alende y los centrocampistas Pape Cheikh y Borja Fernández.

Aunque el técnico hizo debutar el pasado sábado a Diego Alende en Primera División para solventar la expulsión de Jonny, Berizzo anunció ayer que optará esta vez por desplazar a Mallo de posición para resolver el rompecabezas defensivo que le plantea la ausencia del versátil lateral matameño y de dos de sus tres defensas centrales. El marinense formará en el eje de la zaga junto a Gustavo Cabral, el único defensa central específico disponible, lo que obligará a su vez a retrasar al danés Daniel Wass al lateral derecho, una posición que no le es desconocida y en la que ha ofrecido ya un solvente rendimiento. La pata izquierda de la retaguardia la completará el catalán Carles Planas quien, Copa mediante, repetirá titularidad por cuarto encuentro consecutivo.

El movimiento de piezas en la zaga no se trasladará a otras zonas del campo. La mejor noticia es el regreso al once del Tucu Hernández, sancionado por acumulación de tarjetas en el Benito Villamarín y hombre más fiable del equipo en los últimos partidos. El internacional chileno formará en esta ocasión pareja en el eje de la medular con Augusto Fernández en una posición más retrasada de la que ha venido ocupando a lo largo de la temporada, pues Berizzo lo ha utilizado en la mayoría de las ocasiones por detrás del trío de delanteros.

La responsabilidad de jugar como enganche recaerá por tercera vez en Fabián Orellana, que se mudará de la banda derecha a la media punta. La posición que habitualmente ocupa el chileno a la derecha del frente de ataque será de nuevo cubierta por el belga Theo Bongonda, cuyo protagonismo ha crecido mucho en las últimas jornadas y que ha aportado al equipo una asistencia y un gol en dos partidos. Iago Aspas, como referencia en punta y Nolito en el costado izquierdo, completará previsiblemente la tripleta atacante. El delantero sueco John Guidetti, el portero Rubén Blanco y los atacantes Josep Señé y Dejan Drazic serán, junto a los canteranos Pape, Alende y Borja Iglesias los recursos de Berizzo en el banquillo.

Vuelve Asensio

El Espanyol, mientras tanto, afronta la cita de Balaídos con la necesidad de escalar puestos en la clasificación después de un primer tercio de la temporada muy irregular, que ha puesto bajo sospecha a su técnico, Sergio González. El empate cedido en casa la pasada jornada ante el Levante ha dejado muy tocado el técnico perico, que podría ser despedido, si pierde en Balaídos. Una victoria ante el cuarto clasificado, por el contrario, le devolveria crédito.

La única novedad en la lista de Sergio es la entrada de Raillo por Enzo Roco, sancionado en Vigo por acumulación de tarjetas. Raillo apunta a titular en el eje de la zaga de un once al que volverá Asensio en perjuicio de Gerard Moreno, titular en punta junto a Caicedo en el último compromiso liguero, lo que propiciará recuperar el habitual esquema 4-2-3-1 que Sergio ha venido empleando esta temporada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine