La paradoja de David Costas

07.12.2015 | 01:42

David Costas fue el pasado curso el cuarto defensa central en el orden de preferencias de Eduardo Berizzo, que apenas utilizó al zaguero canterano en un par de encuentros de Copa del Rey y uno de Liga. Costas disputó en total 90 minutos en Liga (un partido completo ante el Sevilla en Balaídos) y 141 en Copa del Rey repartidos en dos partidos en las dos eliminatorias que disputó el Celta, 71 en la ida de los dieciseisavos final frente a Las Palmas y otros 71, también en la ida de los octavos de final contra el Athletic, partido en el que Costas actuó como lateral derecho.

Esta temporada, tras realizar la pretemporada con el Celta, el club decidió ceder a David Costas al Mallorca para evitar que se repitiese la situación de marginalidad que el defensa central canterano vivió el pasado curso y se le buscó en Segunda División un equipo de cierto fuste en el que pudiese disfrutar de los minutos que se le negaban en Vigo para que su progresión no se viese frenada. Este equipo ha sido el Mallorca, donde Costas está firmando una gran campaña y es titular indiscutible. Sus números (ha jugado completos todos los partidos de Liga en los que ha estado disponible) no dejan lugar a dudas de su protagonismo. Le va muy bien en el Mallorca, aunque el Celta lo eche ahora de menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine