Tormenta en el Bernabéu

El público abroncó a los jugadores, a Benítez y las protestas se extendieron hasta el palco

22.11.2015 | 02:48
Los jugadores, durante el minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del atentado en París. // Efe

Aficionados del Real Madrid despidieron a su equipo con una sonora pitada, acompañada por una pañolada, y gritos de "Florentino, dimisión" tras la derrota del conjunto madridista en el Clásico ante el Barcelona. Los primeros pañuelos blancos se pudieron ver al descanso, al que su el cuadro local se marchó ya por detrás por culpa de los goles del uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar. Ya entonces se pudieron escuchar los primeros pitos.

El Real Madrid se enfrenta a una de las crisis más brutales que se recuerdan en los últimos tiempos. La afición del Real Madrid demostró su enfado con el equipo cuando el árbitro señaló el final del primer tiempo y estalló por completo al final del encuentro con gritos a los jugadores, al banquillo y especialmente al palco al que se responsabiliza en gran medida de lo que est-á sucediendo. Aguantó durante cuarenta y cinco minutos para no perjudicar todavía más a un conjunto tan repleto de estrellas como falto de ideas. Marcelo salvó el 0-3 en el minuto 44, bajo los palos, y el colegiado pitó que era el momento de irse al descanso. Entonces, la grada explotó.

Mientras los ochocientos incondicionales azulgranas disfrutaban en el fondo norte, los seguidores locales hicieron una pañolada blanca y pidieron la dimisión del presidente y del entrenador. Nadie estaba a salvo.

A Benítez, señalado por el mal juego de Bale, Benzema y el resto de jugadores, le tocaba organizar una reacción en el segundo tiempo y decidir cuando hacer cambios y a quien introducir en el esquema. Los aficionados la tomaron también con algunos futbolistas como Danilo. Nadie se salvaba de la quema que se había organizado en el Bernabéu. A la salida del estadio hubo aficionados que incluso se agolparon en determinadas puertas del estadio para reclamar la salida del presidente a quien esta crisis parece que le va a afectar más directamente. Tradicionalmente se ha librado, pero en esta ocasión un sector del Bernabéu entiende que si Benítez renunció a algunos de sus jugadores habituales es debido a la presión que sufren los técnicos desde el palco para que alineen a las principales estrellas. Eso entendieron los aficionados que ayer lejos de tomarla con el banquillo volvieron la vista hacia el palco.

La tarde había comenzadocon el homenaje a las víctimas de los atentados del pasado viernes 13 de noviembre en París, que se saldaron con la muerte de 130 personas. Antes del comienzo del encuentro, los congregados en el coliseo blanco guardaron un respetuoso minuto de silencio en memoria de los fallecidos, mientras en una de las tribunas laterales se desplegaba una enorme bandera de Francia y en megafonía sonaba una versión del himno galo, La Marsellesa, a piano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine