#ONOSODERBI

El Celta se escalda en Riazor

El equipo vigués cede su primera derrota a domicilio del curso frente a un Deportivo que manejó mejor el choque y se mostró más eficaz - Lucas abrió el marcador, Nolito falló un penalti tres minutos después del gol blanquiazul y Jonny anotó en propia meta

22.11.2015 | 08:22

En el duelo más caliente del curso el Celta salió escaldado. El Deportivo conquistó el derbi tras superar con bastante más claridad de la esperada al conjunto de Berizzo, que pereció enredado en la madeja de su propia ansiedad. El Celta ofreció su peor cara de la temporada ante un adversario inteligente que le superó en todo: manejó mejor la temperatura emocional del choque, ocupó mejor el campo y liderado por un Lucas Pérez en racha fue también más peligroso y efectivo.

La derrota en el derbi abre la primera crisis de la temporada en el Celta, que pierde su condición de invicto a domicilio y enlaza dos derrotas después de haber sumado solo tres de los últimos doce puntos en juego y encajar doce goles en cuatro partidos. La pájara le llega además a los celestes en un momento psicológicamente complicado, pues fue precisamente a estas alturas del pasado curso cuando padeció su peor racha.

Mientras Berizzo se atuvo al guión previsto y desplegó el once que (Cabral mediante) puede recitarse de memoria casi desde el inicio de curso, Víctor sorprendió relevando a Laure por Juanfran en el lateral diestro, cambió a Bergantiños por Fajr para acompañar en el doble pivote a Mosquera y formó en punta con Lucas y Jonathan Rodríguez. Con estos mimbres intercambiaron golpes ambos equipos en un arranque eléctrico,el Celta con iniciativa pero sin control; el Deportivo, mejor plantado y atento a la contra. Y en este escenario inicial fue el equipo herculino el que rondó el gol por medio de Lucas, su lanzador más eficiente, que malbarató primero un perfecto servicio de Luisinho con un remate que se perdió en el segundo anfiteatro -y que era fuera de juego- y no acertó a rematar después a la media vuelta un centro en el cogollo del área.

Haz clic para ver la galería

El Celta, que entró en el partido demasiado revolucionado y tardó demasiado en asentarse en el campo, replicó con un artero robo de Nolito, que enfiló el balcón del área y trató de batir a Lux por alto pero el cancerbero argentino adivinó sus intenciones y atajó fácilmente el balón. Fue el preludio de una noche aciaga para el Celta y singularmente para el sanluqueño, que encontró en el portero blanquiazul la horma de su zapato.

Impulsado por un Riazor hasta la bandera, el Deportivo manejó el tempo del partido, cerró al Celta las líneas de pase hacia su portería y armó la contra con velocidad y peligro. Así,tras un error defensivo, Lucas se redimió de sus errores iniciales aprovechando un balón suelto, rebotado del encontronazo entre Sergio y Bergantiños, que intentaba cazar un balón largo al área para superar la salida en falso del Gato. El marcador se inauguraba a trompicones.

El Celta pudo enseguida mitigar el golpe porque en la acción siguiente Navarro derribó a Aspas en el área blanquiazul y Álvarez Izquierdo señaló el punto fatídico. La bola la agarró Nolito, el especialista celeste. El gaditano tomó aire y lanzó raso a la derecha del portero, que volvió a adivinar la trayectoria del lanzamiento y despejó la pelota a córner.

El regalo de Nolito convenció al Deportivo de la eficacia de su estrategia, que el conjunto de Víctor Sánchez del Amo consolidó durmiendo el encuentro ante un Celta incapaz de encontrar vías de llegada hacia el portal de Lux.Le bastó al equipo herculino con achicar el espacio y dejar que el Celta se enredase en la madeja de en su propia ansiedad para gobernar sin problemas el choque hasta el descanso.

La situación no cambió tras el intervalo. El Deportivo ocupó mejor el campo y dificultó la salida de pelota del Celta. Al grupo de Berizzo le costó ganar metros y su rival aprovechó cada pérdida de balón para armar el contragolpe. Jonathan Rodríguez tuvo en sus botas el segundo después de superar en velocidad a Fontás y encarar a Sergio, que esta vez sí desbarató los planes del artillero rival con una reacción portentosa que desvió el balón por encima del travesaño.

Berizzo reaccionó cambiando al lesionado central catalán por Planas y movió a Jonny al eje izquierdo de la zaga en la posición que el canterano céltico ha ocupado últimamente con la selección sub 21.La respuesta de Víctor fue cambiar al también tocado Cani por Fayçal para incrementar el control sobre el medio campo. Berizzo echó entonces mano de Guidetti, que suplió al Tucu Hernández, en un intento de fortalecer el ataque. Pero la entrada del sueco, lejos de dar al juego del Celta la pausa que necesitaba, le mantuvo pasado de revoluciones y acabó enfrascándose en conflictos inncesarios que en nada beneficiaban sus intereses. Juanfran estrelló un remate en el palo que pudo haber dejado el partido visto para sentencia.

Solo en el tramo final del encuentro, gracias a la capacidad de desequilibrio por banda de Orellana, pudo el Celta llegar al área de Lux con cierta sensación de peligro, aunque insuficiente como para remontar, pues los disparos contra la portería herculino apenas se produjeron con uno aislado de Aspas desde la frontal y un cabezazo manso de Mallo que se fueron plácidamente a las manos del portero. La descoordinación en el 2-0 entre Jonny, que cedió sin ver, y Sergio, que salió sin necesitarlo, dio carpetazo al duelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine