El Celta, en el grupo crítico con la política de Tebas

Los celestes han dejado de asistir a las asambleas al considerarlas preparadas

21.11.2015 | 02:32
Lobato, Gudelj, Arteta, Vargas, Chaves, Torrecilla, Cao y Herbón, ejecutivos del club, en la asamblea. // Adrián Irago

Mouriño suele mostrarse transparente en las asambleas. Es hombre de revelaciones. Ayer descubrió al público que el Celta se ha distanciado de la Liga de Fútbol Profesional, al punto que ha dejado de asistir a sus asambleas. Los gestores celestes no comulgan con la política que practica el presidente del colectivo, Javier Tebas.

Varios accionistas se quejan de las medidas restrictivas que se están aplicando en el acceso a los campos españoles. Lamentan las mayores dificultades para viajar o los obstáculos a enseñas y movimientos de animación. Piden al Celta que traslade ese malestar como miembro de la Liga. Y Mouriño anuncia entonces que el club celeste ya ha manifestado su rebeldía al respecto: "Hemos sido los únicos en alzar la voz o que poníamos pegas".

Pero el deterioro en la relación con la Liga no se ciñe exclusivamente a este nuevo reglamento en el trato a los aficionados. "A cuatro equipos nos pusieron la cruz", llega a comentar. No los enumera, pero se sabe que son aquellos que acordaron el contrato televisivo de esta temporada con Telefónica mientras los demás, coordinados por Tebas, se arreglaban con Mediapro: Barcelona, Real Sociedad y Española, además del Celta.

Mouriño critica además el pasilleo de la Liga, los conciliábulos y reuniones secretas. "Cuando llegas a la asamblea ya está todo acordado. No es nuestro sistema, así que no vamos". El mandatario céltico atribuye esa libertad de verso suelto a la independencia económica.

Advierte, con todo, que la frialdad no llega a divorcio. No conviene. Cita, como ejemplo, que el estado del césped influirá a partir de la próxima temporada en los ingresos televisivos, según el sistema implantado en la venta colectiva de los derechos. No se sabe cuánto, "pongamos que 700.000 euros". Y eso dependerá del informe que elabore un empleado de la Liga. Admite, además, que las decisiones, aunque no le agraden, se aprueban por mayoría absoluta.

Mouriño, en su declaración pública a la conclusión de la asamblea, refrenda lo que apuntó en respuesta a los accionistas. Pero en claro tono cordial. "Efectivamente, llevamos una política bastante independiente", confirma. "No es una guerra, ni estamos enfadados. Simplemente vemos que no se hacen las cosas de una forma muy lógica y no estamos muy metidos en la Liga. Pero sin más, sin darle mayor importancia. Nuestra relación con ellos es buena, nos consultamos todo lo que tengamos que consultar, pero muchas veces no participamos en las votaciones porque todo está arreglado antes de que se vote".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine