Un ejemplo de estabilidad

El Celta lleva toda la temporada instalado en Champions mientras el Deportivo no ha perdido su sitio en la zona templada

18.11.2015 | 02:21

La estabilidad domina las trayectorias que los dos equipos gallegos han mantenido en las once jornadas que se han disputado hasta el momento. El Celta ha sido ejemplar en este sentido y no ha estado ni una jornada fuera de los puestos de Liga de Campeones. El Deportivo se ha movido siempre en la zona media-alta de la tabla.

Hacía años que el Celta y el Deportivo no se cruzaban en un derbi instalados en la confortabilidad que supone verse en la zona tranquila de la clasificación. Mucho hay que remontarse. En los últimos duelos siempre había alguno -cuando no eran los dos- los que llegaban a la cita con la calculadora echando humo y el agua alcanzando el cuello.

Pero la situación es completamente diferente este año. Desde que se puso en marcha la temporada los dos equipos gallegos se han instalado en la zona confortable de la clasificación y apenas han sufrido oscilaciones en las once jornadas que se han disputado hasta el momento. Un ejercicio de pura estabilidad y que ha permitido a ambos clubes moverse en un ambiente cargado de optimismo.

El caso del Celta es especialmente llamativo porque los vigueses acumulan once semanas en puestos de Liga de Campeones, algo impensable cuando la temporada se puso en marcha a finales del mes de agosto. Desde entonces la cuarta posición que ocupa en estos momentos, es la peor clasificación que ha tenido el equipo de Eduardo Berizzo que incluso ha llegado a ser colíder en el arranque de la Liga y que en los casi tres meses de competición que se llevan disputados ha ido de la mano con los grandes trasatlánticos del fútbol español. Solo en las últimas jornadas (en las que ha cosechado dos derrotas en los últimos tres partidos) se ha frenado un tanto el ritmo de puntuación que llevaban los vigueses.



Haz click para ampliar el gráfico

Con el Deportivo sucede algo similar. Arrancó con alguna duda (dos empates en las primeras dos jornadas) pero a partir de ahí el equipo de Víctor Sánchez ha trepado en la clasificación para moverse siempre entre la sexta y la novena posición que ocupa en estos momentos. El equipo coruñés llega al derbi en medio de su peor tramo de la temporada porque acumula cinco semanas sin lograr una victoria aunque ha minimizado los daños ya que en esa serie ha cosechado cuatro empates que le han permitido seguir sumando y manteniendo a raya a los equipos que vienen por detrás en la clasificación. De hecho, los blanquiazules son el equipo que más empata en la Liga española.

El Celta es más exagerado que los coruñeses en casi todas las estadísticas. Una consecuencia directa del especial carácter de un equipo y otro, del que han hecho gala durante la competición. Los de Berizzo marcan más goles (veintidós por dieciséis), pero también encajan mucho más que el Deportivo (diecicho por trece), una estadística que al Celta se le roto en las últimas semanas ya que ha encajado diez de estos goles en las tres últimas jornadas. Ese asunto es posiblemente el que más dolores de cabeza puede levantarle a Berizzo de cara a la cita en Riazor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine