Mucho derbi, pocos "clásicos"

El duelo de rivalidad gallega conserva la pasión pese a la ausencia de iconos como Mostovoi o Djalminha

14.11.2015 | 02:20
Mostovoi y Mauro Silva en un derbi en Riazor. // Cameselle

Los derbis gallegos conservan intacta su pasión y emoción características, aunque ya no son lo que eran en cuanto a referentes sobre el terreno de juego. Hay gente con mucho peso en los dos equipos, como Lucas Pérez en el Deportivo o Iago Aspas en el Celta, pero su currículum es corto en este tipo de encuentros de máxima rivalidad.

El pichichi blanquiazul disputará el próximo sábado su segundo clásico, después de que la pasada temporada, la primera que jugó en Riazor, se perdiera por lesión la visita a Balaídos. El de Moaña, buque insignia del conjunto vigués, jugó solo cuatro derbis antes de su paréntesis en Liverpool y Sevilla, y nunca le ganó al Dépor vestido de celeste. Casi no quedan futbolistas con una dilatada experiencia en los duelos entre los dos grandes gallegos. Manuel Pablo, con ocho derbis, es el deportivista que más veces se enfrentó al Celta, mientras que el chileno Fabián Orellana, con cinco, encabeza ese ranking en el bando vigués.

Nada que ver con el protagonismo de los grandes clásicos de los derbis en las últimas décadas, como Fran, Turu Flores, Djalminha, Gudelj, Karpin o Mostovoi, entre otros ejemplos no demasiado lejanos. Todos marcaron época escribiendo sus nombres con letras de oro en varios de los episodios más históricos de este tipo de enfrentamientos. Fran se quedó sin marcarle al Celta en las 25 veces que se enfrentó al conjunto celeste. En cambio, al Turu Flores le bastaron ocho clásicos para endosarle cinco tantos al vecino del sur. El argentino se especializó en brillar frente a los vigueses, al igual que el brasileño Djalminha. El acalorado episodio que protagonizó en Riazor con Alexander Mostovoi en diciembre de 1999, meses antes de conquistar la Liga, todavía perdura en las retinas de los aficionados de ambos clubes. El atacante ruso disputó doce clásicos, uno más que su compatriota Valery Karpin, otro de los celestes especialmente motivados cada vez que tenía al Deportivo enfrente, lo mismo que le ocurría a Míchel Salgado, quien participó en ocho clásicos antes de fichar por el Madrid.

Vlado Gudelj, el actual delegado del Celta, coleccionó nueve derbis a lo largo de su carrera en Balaídos, uno menos que Víctor Sánchez del Amo. El entrenador blanquiazul guarda un grato recuerdo de esos diez clásicos que vivió desde dentro, especialmente por los tres goles que firmó en Balaídos en el 0-5 de la temporada 2003-04.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine