baloncesto - Liga Femenina 2

El Celta se queda sin gasolina tras el descanso

Sarah Ogoke fue la máxima anotadora de las viguesas - El rebote volvió a ser unos de los problemas del equipo

01.11.2015 | 06:05
Cisse presiona a la céltica Ángela Coello. // José Lores

Habrá que esperar una semana más para que llegue la primera victoria de la temporada del Celta Baloncesto. Ayer no era el día más indicado para ello, ya que visitaba Navia el líder de la competición, pero a pesar de perder, las viguesas pusieron en muchos aprietos a las extremeñas, que incluso tuvieron que echar mano de una defensa zonal para parar al equipo entrenado por Cristina Cantero.

Lejos de los fríos números de una estadística o de un resultado final, es necesario analizar fríamente las circunstancias que rodean al equipo y los rivales ante los que está jugando. Es evidente que el equipo necesita un refuerzo interior que ayuda a frenar la sangría reboteadora, ya que Ángela Coello no es suficiente a pesar del altísimo nivel al que está rindiendo. Además, tampoco se puede pedir que Sarah Ogoke resuelva el entuerto. Ese refuerzo podría llegar la próxima semana, siempre y cuando se resuelva un problema burocrático, que no es otro que acelerar una cita en un consulado para acelerar el proceso para lograr el visado.

Además, no podemos olvidarnos el daño que hace la lesión de Marta Canella y que, además, tampoco está María Araújo. Todo forma un conjunto que hace complicado lograr la tan ansiada primera victoria de la temporada. Por último, no podemos olvidarnos que el Celta Baloncesto ha jugado ante cuatro de los cinco primeros clasificados.

Ayer las cosas no comenzaron bien, ya que las extremeñas se pusieron con un 0-5 en el marcador. Sin embargo, las viguesas reaccionaron u con un parcial de 6-0 lograron empatar el partido a ocho. El Al-Qazeres trata de cargar el juego interior para que Cisse, con su 1.96 de altura dominara el aro. De hecho, la senegalesa fue la máxima reboteadora del encuentro con doce rebotes.

Tras los primeros diez minutos de juego, el Celta Baloncesto caía por cinco puntos de diferencia, 18-23, plantando cara a un serio candidato al ascenso.

En el segundo cuarto la situación no varió demasiado. El Celta seguía cerrando bien la defensa e impedía que las extremeñas anotaran con facilidad, con lo que las diferencias se movían en un estrecho margen. El problema no era otro que saber lo que aguantarían las viguesas, aunque el Al-Qazeres no las tenía todas consigo. De hecho, en la recta final del segundo cuarto, su entrenador, Jacinto Carbajal, ordenó un defensa en zona que fue el comienzo del fin de la presencia del Celta Baloncesto en el partido.

Al descanso las viguesas caían por cuatro puntos al descanso, 29-33, pero todas las esperanzas comenzaron a esfumarse tras un comienzo en el que las extremeñas lograron un triple que les permitía alcanzar la máxima ventaja hasta ese momento. Fue un punto de inflexión en el encuentro, pues al Celta Baloncesto comenzaron a flaquearle las fuerzas, permitiendo que las extremeñas anotaran con mucha más comodidad. La próxima semana las viguesas comienzan a medirse a rivales de su liga. Primero el Oviedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine