Mucho ruido y poco David Moyes

La afición realista esperaba más de un técnico con el currículum del británico

31.10.2015 | 12:32
David Moyes, técnico de la Real Sociedad // IRMA COLLIN

David Moyes, entrenador de la Real Sociedad, afronta el choque ante el Celta con la presión del dedo acusador que pende sobre su cabeza. El técnico escocés, que aterrizó en San Sebatián en noviembre del año pasado, llegó al conjunto ´txurri urdin´ con la misión de levantar la mala racha de su predecesor Jagoba Arrasate. La directiva donostiarra apostó el todo por el todo por una figura de prestigio con una dilatada experiencia en la Premier League inglesa. Pero el resultado, hasta la fecha, no es el esperado. De momento Jokin Aperribay, presidente de la entidad guipuzcoana, no ha dado señales de desconfianza hacia Moyes, al que la prensa ya ha comenzado a relacionar con el Aston Villa.

Los números del británico desde su llegada a Donosti son discretos. La temporada pasada, con una plantilla construida para llegar lejos en la Europa League, dejó a la Real Sociedad en duodécima posición después de sumar 34 de 75 puntos posibles. Eso sí, Anoeta disfrutó de una gran noche de fútbol cuando los pupilos de Moyes derrotaron al Barcelona campeón de Liga (1-0). En la presente temporada las cosas marchan aún peor. Los blanquiazules todavía saben lo que es ganar en Anoeta y se sitúan en la cola de la clasificación con 9 puntos, solo tres por encima de los puestos de descenso.

Pero lo cierto es que Moyes no termina de adaptarse a ningún equipo que no sea el que le dio la gloria. El nombre y el apellido del escocés son palabras mayores en Gooddison Park, estadio del Everton. Moyes estuvo al frente del banquillo de los ´Toffees´ once años. Durante este tiempo, consiguió clasificar al segundo equipo de la ciudad de Liverpool en numerosas ocasiones para la Copa de la UEFA con un presupuesto modesto y tocó techo con una clasificación para la Champions en 2006 (aunque el Villarreal le eliminó en la previa) y una final de la FA Cup que perdió frente al Chelsea.

Su destacado paso por el Everton, con en el que llegó a ser nombrado manager del año hasta en tres ocasiones, le valió para que el Manchester United le eligiese, en 2013, como sustituto de Sir Alex Ferguson. Aunque empezó con buen pie alzándose con la Community Shield al ganar al Wigan, el técnico británico llevó a los ´red devils´ a pasar por su peor inicio de temporada. La afición de Old Trafford tampoco conectó con él, y más después de la derrota por 4-1 en el derbi de la ciudad de Manchester contra el City. Después de caer en cuartos de la Champions contra el Bayern, en semifinales de la Copa de la Liga y en tercera ronda de la FA Cup, la afición y la directiva explotaron y Moyes abandonó un banquillo al que llegaría Ryan Giggs.

Igual que a la fiel y exigente afición de Old Trafford, los seguidores ´txurri urdin´ todavía no han conectado con el entrenador británico. El equipo carece de brillo y la personalidad del entrenador, severa y distante, no acaba de encajar con la filosofía de la grada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine