motociclismo - Gran Premio de Malasia

Valentino Rossi incendia el Mundial

Derriba a Márquez con su pierna y acaba tercero en una carrera ganada por Pedrosa - El italiano saldrá último en Valencia, donde se decide el título - Lorenzo, segundo, recorta a siete puntos su desventaja

26.10.2015 | 03:06
Secuencia del incidente en el que Rossi empuja con su pierna a Márquez.

Celos, tensión, revanchas, emoción extrema, rivalidad mal entendida transformada en odio. El "Circo" de las dos ruedas convertido en un Falcon Crest televisivo con un desenlace final que no lo hubiera siquiera imaginado el guionista más imaginativo. La corona se decidirá en la última carrera, en dos semanas en Valencia, pero los protagonistas no serán sólo los dos candidatos a la misma -Valentino Rossi y Jorge Lorenzo- sino que en esa pelea final tendrán mucho que decir Dani Pedrosa, vencedor ayer en Sepang y el piloto más en forma del momento, o un Marc Márquez con muchas cuentas que saldar con el transalpino tras el bochornoso espectáculo de ayer. Y hasta Iannone y Dovizioso con sus Ducati, pues de ellos puede depender la suerte del campeonato.

Ganó Pedrosa por delante de Lorenzo y de Rossi. Cuatro puntos más que recortó el balear al italiano, que queda con una renta de siete ante la cita final. Pudieron -¿debieron?- ser más. Pero Valentino ganó ayer dos batallas aunque puedan costarle la guerra. En la primera eliminó con una patada a Marc Márquez en la sexta vuelta de carrera cuando llevaban una docena de adelantamientos y contra adelantamientos; en la segunda al no ser castigado por los comisarios con la pérdida de los 16 puntos que le valían su tercera plaza en el podio.

Pero no se fue sin castigo. Tirando a Márquez con sus malas artes tiró también por la borda buena parte de la imagen de chico alegre que se divertía pilotando y ganando. Cuando vinieron mal dadas la gallina vieja -como él mismo se definió en 2009 cuando ganaba su novena y hasta ahora última corona mundial- sacó a relucir su mal genio, sus malas artes. Inició la pelea Rossi el pasado jueves cuando acusó a Márquez de preferir que fuera Lorenzo el campeón, de hacer lo posible por molestarlo en pista. El de Cervera no le respondió con palabras pero sí en la carrera. Y se enzarzaron en una batalla que apuntó muy malas formas desde el primer momento. Que se adivinaba cruenta. Y así fue. Llegó Rossi a levantar amenazante el puño a Márquez en la quinta vuelta y a la siguiente, entre las curvas 13 y 14, le cortaba la trayectoria, se le quedaba mirando en lugar de mirar la trazada, y con una patada, o rodillazo, lo enviaba al suelo.

Ganó Dani una carrera que dominó de principio a fin por delante de Lorenzo y un Rossi que, tercero, no se fue de rositas. "La acción de Rossi fue un intento deliberado de sacar a Márquez de la trazada o incluso fuera de la pista. Y aunque el resultado final fue un accidente, Valentino nos dijo que no tenía intención de causarlo", dijo el director de carrera, Mike Webb. "También tuvimos en cuenta todo lo que nos dijo sobre Marc, que había ralentizado el ritmo intencionadamente y que había afectado a su carrera. Hay una falta en ambos lados, pero todos los adelantamientos de Marc son limpios y sin contacto", agrega.

Le respetaron los comisarios la plaza pero le imponían una sanción de tres puntos en el carnet que, unidos al que ya perdió por "pilotaje irresponsable" en San Marino le llevarán a la última plaza de la parrilla en Valencia. "He escuchado decir a la gente que la pena era demasiado blanda o que es muy dura. Es una sanción que tiene un gran impacto en el campeonato porque Rossi empezará en el fondo de la parrilla de Valencia", recordó Webb. La pelea sigue abierta y Rossi suma enemigos. Menuda traca final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine