CELTA

Orellana regala el triunfo y el liderato al Celta

Los celestes se imponen al Villarreal gracias al chileno, autor del primer gol y decisivo en el segundo

24.10.2015 | 22:03
Orellana celebra su gol con Iago Aspas a hombros. // EFE

GOLEADOR

Nolito, el mejor artillero

Con seis goles, es el máximo goleador español de esta Liga

BERIZZO

"Creímos hasta el final"

Señala que les castigó "la falta de ambición"

DENIS SUÁREZ

El gol más triste

El de Salceda no celebra su gol: "Yo soy muy del Celta"


Tres puntos valiosísimos para el Celta en el campo del Villarreal, que empezaba la jornada como líder. Los de Berizzo salieron victoriosos de un partido raro, que arrancó con un dominio claro del Villarreal al que Orellana le puso fin con un golazo antes del descanso. En la segunda mitad, la expulsión de Bailly le dio al Celta la posibilidad de manejar el juego a su antojo. Sin embargo, la falta de puntería que demostró el cuadro celeste en esos compases no la tuvo Denis Suárez, que empató el encuentro. Orellana salió al rescate de sus compañeros sobre la bocina y de un sutil disparo suyo contra la cruceta surgió el gol de Nolito a falta de un minuto. Al gaditano le cayó el rechace y solo necesitó empujar el balón para hacer el tanto de la victoria.

Aunque el choque concluyó con final feliz para el Celta, su inicio no hacía presagiar nada bueno. El Villarreal, que venía herido después de perder frente al Levante, salió con las ideas muy claras para recuperar el liderato que Madrid y Barcelona le arrebataron ayer. Bajo la dirección de Manu Trigueros, el equipo de Marcelino arrinconó a los vigueses durante 25 minutos a base de velocidad, verticalidad y llegadas en tromba. Pero el asedio no se tradujo en goles. Baptistao remató en placha muy forzado un centro de Soldado y Sergio Álvarez rechazó a córner, con una estirada felina, un chut de Mario Gaspar.

Pero el Villarreal no fue capaz de mantener este ritmo. Sin hacer ruido, el Celta se desperezó, empezó a pisar campo contrario y a oxigenar sus pulmones. En este tramo fue fundamental la figura de Augusto Fernández, que regresó al once después de ser operado de la fractura de un dedo. El centrocampista argentino puso cordura adelante y atrás. Gracias a él los celestes pudieron comerle terreno al Villarreal. Entonces fue cuando Orellana se cansó de ir de puntillas y se descubrió a ojos de todo El Madrigal. El chileno se encontró con un balón en la frontal y lo puso en toda la escuadra. Golazo del internacional. En los siguientes minutos antes de la llegada del descanso Nolito perdonó al submarino amarillo por dos veces, con un tiro al palo incluido.

Si Orellana regaló un gol para el recuerdo antes de irse a vestuarios, al regreso Bailly le hizo otro presente al Celta que seguro querrá olvidar. El central costamarfileño cometió un error infantil al echarle la mano al balón en una jugada sin peligro cuando ya tenía estaba amonestado. El árbitro Hernández Hernández no lo dudó y le mostró la segunda. Con un hombre más sobre el campo -ya es la cuarta vez esta temporada- el Celta inició un monólogo. Los de Berizzo movieron a un ordenado Villarreal de lado a lado. Tanto intentaron marearlo que por momentos se marearon a sí mismos. Aun así, Aspas pudo duplicar o incluso triplicar la ventaja. El de moaña falló dos ocasiones, cada cual más clara, inexplicablemente.

Tras el segundo desatino de Aspas, el Villarreal hizo bueno el dicho de "quien perdona, lo paga". Denis Suárez, que había saltado al césped después de la expulsión de Bailly, remató desde dentro del área y con fortuna empató el partido. La pelota salió mordida al tocar en un central y despistó a Sergio. Un gol que por su pasado celeste no celebró y que cambió el panorama, porque el Celta siguió atacando pero no con la misma claridad, consciente de que tenía tanto que perder como que ganar. Entraron Bongonda, Guidetti y Radoja. Los ataques del Celta se diluían en el entramado defensivo de Marcelino mientras que Soldado daba a Sergio un aviso de que el Villarreal no había bajado los brazos. Entonces llegó el instante épico, protagonizado por 'el Poeta'. Fabián Orellana se inventó un lanzamiento que voló con suspense hasta estrellarse en la cruceta. El balón rechazado le cayó a Nolito, que solo tuvo que empujarlo a la red para marcar su sexto gol en Liga, asegurar la victoria y los tres puntos; puntos que aúpan al Celta al coliderato de Primera junto a Barça y Madrid, que visita Balaídos la próxima jornada.

Ficha técnica:

Villarreal: Areola, Mario, Bailly, Ruiz, J. Costa, Pina, Trigueros, Nahuel (Rukavina, m. 50), Samu (Denis Suárez, m. 50), Baptistao (Bakambu, m. 59), Soldado.

Celta: Sergio, Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Jonny, Augusto, Tucu Hernández (Bongonda, m. 72), Wass (Radoja, m.86), Orellana, Nolito y Aspas (Guidetti, m.80).

Goles: 0-1, m. 41: Orellana. 1-1, m. 67: Denis Suárez. 1-2, m. 89: Nolito.

Árbitro: González González (comité castellano-leonés). Amonestó a Soldado por parte del Villarreal y a Augusto, Sergi Gómez y Wass por parte del Celta. Expulsó por doble amarilla a Bailly.

Incidencias: partido disputado en El Madrigal. Césped regado antes del partido en perfectas condiciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine